Las Lecciones del Terremoto en Perú

La economía peruana ha sido golpeada en el corazón del "boom" exportador, pues nuevamente la región de Ica es devastada por un sismo, que ciertamente no será el último.
Imagen de Alejandro Pávez Wellmann
3,547 Lecturas
23 de Agosto, 2007 07:08
"No hay país en el mundo que posea como el Perú tantas riquezas naturales, tan variadas y abundantes" escribió el sabio italiano Antonio Raimondi al visitar las islas de Chincha en 1862. Fabulosas son las riquezas de Ica, Pisco y Chincha: aquí se constituyeron los mayores viñedos de la América colonial; durante el siglo XIX el guano de las islas de Chincha fertilizó los suelos del mundo; después sería el famoso algodón de Ica -el oro blanco peruano- el que permitiera amasar fortunas, después, entrado el siglo XX, el mar de Pisco pondría al Perú como el primer país pesquero del mundo y hoy es la agricultura de Ica quien hizo al Perú el primer exportador de espárragos.
La región de Ica está sentada en un banco de oro, pero este banco cada cierto tiempo se mueve, porque esta región es una de las más sísmicas en el mundo. Aqui no sólo es la placa oceánica de Nazca la que se introduce bajo los Andes; es una verdadera cordillera submarina, -la dorsal de Nazca- arista que se va metiendo como cuña bajo el continente y va levantando progresivamente la costa peruana, dejando al descubierto fósiles del fondo marino a cientos de metros de altura. El 15 de agosto pasado, un sismo de 8 grados de magnitud, devastó a Pisco, Chincha e Ica, como tantas otras veces en la historia.
Sorprende este terremoto por su duración y cantidad de réplicas (en realidad fueron dos sismos simultáneos con más de 500 réplicas en una semana y que seguramente continuarán por meses), por las luces azuladas que iluminaron el cielo durante el sismo aterrando a toda la costa central del Perú (un fenómeno natural denominado Earthquake Lights que consiste en gigantescos fogonazos que surgen hacia el cielo, unidos a ruido de ondas de radio y emisiones infrarrojas), y por el tsunami localizado que afectó los puertos de Pisco, Paracas y Tambo de Mora arrasando con su industria pesquera.
El movimiento telúrico ha dejado un trágico saldo de muertos y heridos (y desaparecidos aún por determinar). No menos de 40.000 familias están damnificadas por la pérdida total de sus casas, a raíz de la violencia del sismo, si bien ONG´s estiman que pueden llegar a ser 150.000 las viviendas dañadas. También hay cuatro ciudades semidestruídas, de norte a sur, Cañete (60%), Chincha (70%), Pisco (85%) e Ica (60%) y una zona rural de la cual aún poco se sabe por la difícil geografía andina.
¿Qué ocurrirá ahora? Criticado por las persistentes y graves deficiencias en el reparto de la ayuda de emergencia, la incapacidad para administrar la crisis y la politización de la ayuda, el Estado peruano está urgido para iniciar la reconstrucción de la zona lo antes posible. La gran pregunta de ahora es ¿si a la catástrofe sísmica no seguirá la catástrofe de su reconstrucción?.
Cuando una ciudad se daña casi totalmente con un terremoto grado 7 u 8, se debe considerar que -mas alla de la calidad estructural de la construccion o un déficit de prevención- existen graves deficiencias en el subsuelo sobre el cual se emplaza.
En Perú, la rápida reconstrucción de las urbes o pueblos dañados suele enfrentar otra desgracia: la de perpetuar la precariedad. Y lo que es peor: pasar a vivir, nuevamente, adobe sobre adobe, sobre carrizo, en la misma área sobre pantanos y terrenos fangosos a orillas del mar (en el caso de Pisco); o en la misma área de salida del mar en caso de tsunami (como en los puertos pesqueros arrasados); sobre depósitos de escombros y rellenos de basuras (sobre los que se emplazan los pueblos jovenes y asentamientos humanos del Perú); sobre inmensas dunas de arena (el caso de Ica), y sobre las corrientes de aguas subterráneas o "venas" que circulan por fallas geológicas en el subsuelo.
Curiosamente, los principales monumentos prehispánicos en los Andes han resistido durante miles de años el paso de los sismos, y quien visite el Cusco, Tiahuanaco, Nazca, Chavín o Machu Picchu seguramente se preguntará como hicieron quienes alli vivieron para erigir semejantes construcciones y de tal perfección con las limitadas técnicas de su tiempo. ¿Qué hay bajo nuestros pies en Arica? ¿Estamos ubicando correctamente nuestras casas, edificios, escuelas y hospitales cuando vivimos tambien sobre un lugar que -a menudo- también se mueve?

FOTO: Los sismos en la fosa oceánica peruano-chilena.
Jueves 23 de Agosto de 2007
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.