Ferias del Libro: Mercadeo Comercial y Político

Se hacen en la mayor parte de las ciudades de Chile. Se perfilan como "eventos culturales" y son, principalmente, el buen negocio de algunos libreros y el aparato propagandístico de algunos políticos.
Imagen de José Martínez Fernández
1,196 Lecturas
21 de Enero, 2008 09:01

Se realizaron nuevas versiones de las Ferias del Libro en Concepción, Temuco y Punta Arenas y en otras ciudades o pueblos. Hoy se está haciendo la de Viña del Mar y se anuncia la de La Serena y la de Ovalle, entre otras. También existen la de Iquique y Calama y varias más.
Las Ferias del Libro han plagado Chile. Ya sea bajo la batuta de la Cámara Chilena del Libro u otras agrupaciones, los libreros -no todos- van a mostrar su producto en un evento que se denomina cultural, lo que obviamente no es cierto. Este es un negocio y PUNTO.
Y es un negocio donde el comprador de libros paga más de lo que cancelaría por los mismos fuera de los recintos feriales. Que cualquier persona haga la prueba y verá el sobrevalor que en las ferias alcanzan los libros. Quizá sea esto responsabilidad del alto costo de los stands o culpa de los usureros de la cultura; pero lo cierto es que estas benditas ferias -poco a poco- van mostrando el vil rostro mercantil.
No podemos obviar que todo producto tiene un costo; pero el costo de muchos libros es excesivo. Y más elevado aún en estas ferias.
Los alcaldes, gobernadores y símiles que también están tras estos eventos suelen felicitarse de hacer "cultura". Y con ello obtienen la propaganda gratuita que la prensa le da a ellos por estas ferias.
El Alcalde de Temuco hizo gala de sus mejores trajes para "lucirse". ¿Cuántos votos más sumará en una elección próxima gracias a la propaganda gratuita de la prensa por la realización ferial?
En Concepción la alcaldesa del apellido difícil aprovecha el evento para hacer su personaje central: la niña que ayer apoyó a Pinochet.
Al igual que los organizadores de las Ferias: una mescolanza carente de afinidad, consecuencia y respeto por la verdad, donde el enclave mayor es saber que el Chile actual no es más que un flaco asidero de injusticias, de explotación, de raterismo y de olvido permanente de muchos hechos ayer causados y aún no esclarecidos.
Estas ferias sirven más bien para "perfilar" a políticos que, amarrados a Municipios, pretenden mantenerse allí o escalar a posiciones tan altas como ser candidata presidencial, como son las pretensiones de la alcaldesa de Concepción.
Un hecho que nos averguenza, en especial, sabiendo que Chile ha tenido líderes de una impronta universal como Balmaceda, Recabarren, Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos, Pedro León Ugalde, Frei Montalva, Allende y Tomic, entre otros; sin necesitar ninguno lucirse en ferias libreras.
A las ferias concurren personarjillos de última categoría; soldados de la dictadura, "escribidores" defensores del General, concertacionistas a ultranza y algún confundido escritor o librero que, después, advierte que el evento es cursi y que atenta contra el bolsillo de poco grosor.
Me sucedió a mí a finales de los 80 en la Feria del Libro de Santiago. Habiendo pagado por el stand la barbaridad de dinero que cobra la Cámara Chilena del Libro, vi una tarde cómo concurría hasta allí el General Pinochet, "Presidente" de Chile, acompañado de Eduardo Castillo, Presidente de los Libreros en ese entonces y hoy.
Me alejé lo que más pude de Pinochet, cuya sonrisa parecía la de un ángel bueno.
Pero luego vi aparecer al Alcalde de turno de Santiago, Gustavo Alessandri, un caballero; pero un caballero pinochetista, que me da la mano...¡Ay Dios! y yo que después pienso en qué momento ocurrió, pero por suerte, él es advertido por una anciana de la Cámara del Libro, quien le dice algo al oído...
Seguramente: ese tipo es un izquierdista, anarquista o resentido que tuvo problemas políticos; porque mentir siempre ha sido fácil para algunos, en especial en ese tiempo.
La cosa fue para bien o para mal. Me salí de la Cámara antes de encender la polémica frente a esa defensora del arcaísmo.
Estas Ferias del Libro me traen malos recuerdos.
A la presencia de escasas personas que puedan actuar con principios o ideales francos hay que unir a un grupo de mercaderes que aún no ven el costo que estos hechos representan al apoyar el parasitismo político hoy empobrecido hasta los tuétanos.
Ay, qué pena es ver allí a tanto escritor valioso expuesto a las miradas y usufructos de estos políticos que determinan los oscuros caminos que, en alguna medida, nos traen recuerdos de un pasado doloroso.
FOTO
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Un Comentario

Comentarios en Facebook

Imagen de Pedro Calderón Terraza

Poeta; ahora considero que

Poeta; ahora considero que estás muy equivocado.

He tenido la oportunidad de asistir a las dos últimas Ferias del Libro y he encontrado los precios más bajo donde los acostumbro a comprar, que es en la Feria del Libro de calle Huérfanos.

Puede ser, las que realizan en nuestras ciudades, los precios son más elevado que en las librerías.

Saludos.

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.