Vengan a mí todos los que están Cansados y Agobiados que yo los Aliviaré

“Vengan a mi que yo los aliviaré”, es la invitación que Jesús nos hace. Nuestro yugo parece muy pesado en el día a día, pero ¿Qué tan atentos estamos ante el yugo de los demás? Por Orlando Contreras sj.
Imagen de Orlando Contreras sj.
13,828 Lecturas
06 de Julio, 2008 08:07

Dos cosas del Evangelio de hoy en Mateo 11,25-30. La primera es a propósito de la invitación que Jesús hace a todos los que, por diversos motivos, se sienten cansados, agobiados y estresados: “Vengan a mi que yo los aliviaré”.
¿Cómo es esto que Jesús puede aliviarnos de todo lo que nos complica la vida? Esto puede entenderse desde la otra invitación que, el mismo Jesús, nos hace: “carguen sobre Uds. mi yugo... porque mi yugo es suave y mi carga liviana”. El yugo de Jesús son los dolores, las tristezas y las penas de los demás. Sin escapar de los agobios propios, la invitación de Jesús es a poner el acento en aliviar los dolores de los otros. Esto no es menos importante porque no es raro que quienes sufran se encierren en sus dolores y éste les impida ver que hay otros que sufren tanto o más que ellos mismos.
Pablo Neruda lo expresa magistralmente en su poesía: “Yo me río, me sonrío de los viejos poetas... siempre dicen “yo”, a cada paso les sucede algo, es siempre “yo”, por las calles solo ellos andan o la dulce que aman, nadie más, no pasan pescadores, ni libreros, no pasan albañiles, nadie se cae de un andamio, nadie sufre, nadie ama, solo mi pobre hermano, el poeta, a él le pasan todas las cosas y a su dulce querida, nadie vive, sino él solo, nadie llora de hambre o de ira, nadie sufre en sus versos porque no puede pagar el alquiler, a nadie en poesía echan a la calle con camas y con sillas y en la fábrica tampoco pasa nada, disparan contra el pueblo, es decir contra la poesía, y mi hermano el poeta estaba enamorado o sufría porque sus sentimientos son marinos, junto a la vida, repleta como el maíz de granos, él pasa sin saber desgranarla”.
Lo segundo es a propósito de que Dios oculta a los sabios y entendidos la esperanza y la alegría del Reino para revelárselas a los pobres y sencillos. ¡Qué verdad más profunda es ésta si lo pensamos desde lo que han vivido, por tantos años, la Familia del General Prats asesinado en Argentina por miembros de la DINA; o Ingrid Betancourt secuestrada y prisionera de la FARC por más de 6 años; o los más pobres de nuestro país excluidos del sistema previsional!
Alivio y alegría es lo que experimentaron las hijas del General Prats cuando, esta semana, conocieron la sentencia definitiva contra quienes asesinaron a sus padres. Ésta es la alegría de la justicia y es la alegría del reconocimiento de la verdad.
Alivio y alegría es lo que hemos experimentado con la liberación de Ingrid Betancourt en manos de la FARC; sus primeros gestos y palabras de acción de gracias a Dios por el término de su cautiverio nos dan cuenta en qué y en quién ella tenía puesta su esperanza; el reencuentro con sus hijos y esposo fue el término de años de dolor por la separación; su llamado a seguir luchando por la liberación de todos los rehenes, a trabajar por la paz entre los colombianos y con los pueblos vecinos son el recuerdo que aún hay mucho por hacer para aliviar el dolor de los demás.
Alivio y alegría es lo que han experimentado los miles de chilenos con la reforma previsional que sube considerablemente sus pensiones e incluye a los que antes estaban excluidos del sistema.
Los sabios y entendidos son lo que creen que no hay más dolor que el propio; los sabios y entendidos son los que creen que la violencia, el secuestro y el miedo son la última palabra en la vida; los sabios y entendidos son los que no entienden cómo es posible que el pobre, en medio de su pobreza, se ría, cante, baile y le saque partido a unas pocas lucas más que recibirá a fin de mes; los sabios y entendidos son lo que teniéndolo todo no tienen a nadie porque en su corazón ni vive nadie más que él mismo.
“Vengan a mi todos los que están cansados y agobiados que yo los aliviaré”.
FOTO
________________________________________________
"Las opiniones vertidas en los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que las emiten y no representan necesariamente a El Morrocotudo, medio que sólo actúa como plataforma de expresión democrática . Más detalles en Normas de Uso para Comentarios"

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.