Aniversario de la Santa Cruz y homenaje al cura Miguel Diaz

Un momento para convocar, invocar y provocar. Por Patricio Barrios Alday
Imagen de Patricio Barrios Alday
2,285 Lecturas
19 de Agosto, 2010 23:08

Este sábado 21, en una peña folklórica, un importante número de mujeres y hombres se han organizado para conmemorar y celebrar los 50 años de la Parroquia Santa Cruz y, principalmente, rendir un homenaje al sacerdote jesuita Miguel Díaz, protagonista -sin desearlo ni buscarlo- de una importante parte de la historia parroquial.

La Parroquia


La Parroquia Santa Cruz nació, creció y se fortaleció en tiempos de desarraigo, cuando familias enteras, nacidas bajo el sol de la pampa salitrera, empezaron a llegar y dar vida a la población que hoy la cobija, despertando bruscamente del sueño del oro blanco, de las promesas de prosperidad, del futuro anclado en la mentira y en la explotación.
Fue espacio privilegiado cuando se empezaba a hablar de Reforma Agraria, Reforma Universitaria, de universidad para todos; cuando se demandaba la participación y los espacios de los jóvenes, cuando se asumía la “promoción popular”; cuando los pobladores demandaban protagonismo desde la peyorativa “callampería” y cuando los curas se hacían más cercanos, más hermanos... y más “padres”.
La Parroquia Santa Cruz -la comunidad que la forma- fue testigo presencial de la bonanza en Arica, del progreso, del desarrollo, de la alegría por tener trabajo digno, de la profundización de la participación y de la democracia, de la visibilización de los hombres y las mujeres que, de verdad, movían esta ciudad y este país, de la organización, de la conciencia... de los sueños de una segunda independencia.
Este sábado 21, en una peña folklórica, un importante número de mujeres y hombres se han organizado para conmemorar y celebrar los 50 años de la Parroquia Santa Cruz y, principalmente, rendir un homenaje al sacerdote jesuita Miguel Díaz, protagonista -sin desearlo ni buscarlo- de una importante parte de la historia parroquial.

Miguel Díaz sj


Los organizadores de este evento de la memoria histórica y colectiva hablan de la Parroquia y de Miguel Díaz con el cariño del agradecimiento por la valentía “y, en especial, la labor, la mirada suave, la mano cercana de un hombre oportuno, de un hombre de su tiempo, de un hombre que fue pastor y parte del rebaño, que fue padre y que fue hijo, que fue conductor y protector, un hombre de la palabra justa y el abrazo amplio, un hombre, un padre, un cura, un jesuita”.
La figura y la acción de Miguel Díaz se agiganta en aquellos tiempos cuando en Chile los derechos fundamentales de las personas fueron relativizados por la llamada “seguridad nacional”, que permitía el crimen y la tortura por un supuesto fin superior. Las comunidades parroquiales -como la de la Santa Cruz- y, principalmente, con sacerdotes como el cura Miguel, lucharon por la dignidad y la seguridad de las personas sin ningún tipo de distinción o prejuicio... porque lo que importaba era el ser humano. Porque ninguna ideología, ningún dogma es tan absoluto que pueda relativizar la libertad, la justicia y la dignidad.
El sábado, sin lugar a dudas, será un momento para convocar, invocar y provocar: para convocar los años recorridos, sufridos, gozados, construidos; para invocar las energías, las fuerzas, las voluntades de tantos y tantas que se presentan y que se ausentan; y provocar el recuerdo, la memoria, el reencuentro con los compromisos, con los sueños inconclusos, con los nombres, con las acciones, con los pensamientos, con las obras... con la historia que nos pertenece.
Seguramente, gracias a la figura del cura Miguel y a los cincuenta años de la Parroquia, el reencuentro -este sábado, desde las 21:00 horas, en la misma parroquia- de los artistas populares de los 80, de integrantes de organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos, será intenso y se transformará, sin lugar a dudas, en una nueva posibilidad para conversar de lo pasado, de lo que están viviendo, de lo que les gustaría construir, de los nuevos proyectos: mal que mal, la democracia les debe algo más a esas mujeres y a esos hombres que, junto a la comunidad parroquial y al padre Miguel Díaz, fueron capaces de construir la unidad y las confianzas... y, todavía, falta para culminar la tarea.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

7 Comentarios

Comentarios en Facebook

Imagen de alfoso contreras rojo

Me sumo a lo expresado por

Me sumo a lo expresado por Pato Barrios, todos los que participamos en organizaciones, comunitarias, sociales, sindicates y politicas estamos agradecidos del Padre Miguel Díaz SJ, fue una persona que ayudó a mucha gente sobre todo a los perseguidos por la dictadura militar.Es bonito que en los 50 añosde nuestra querida Parroquia Santa Cruz se le rinda un homenaje a nuestro pastor, este sabado será un día de muchas emosiones nos reencontraremos muchos amigos y compañeros que en la decada de los 80 queriamos aires de libertad.

Imagen de Zorka Ostojic E.

Esos años me marcaron, ha

Esos años me marcaron, ha sido la mayor experiencia que he tenido de vida comunitaria, como cristiana y como ser humana.

Del padre Miguel con su gran vocación, lo que sabe de sus obras es la punta del iceberg, su mayor trabajo lo hacía de forma anónima.

Muchas gracias a los organizadores, nos vemos en la Peña.

Imagen de Juan Carlos Álvarez

Para muchos, entre los que

Para muchos, entre los que me incluyo sin duda, en las instancias de participación, los espacios de expresión, que se dieron en la Parroqua Santa Cruz y con la impronta del "cura" Miguel, marcaron una ruta, determinaron un camino, necesario en aquel entonces y

que hoy se requieren. Que la jornada del sábado 21 no quede solo en una linda catarsis, en solo recuerdos y homenajes, espero que se convierta en una reencuentro de energias y un compromiso de futuro. Por la distancia y "otros menesteres" no podré estar alli en persona, pero mi alma y mi espíritu estará con todos y con lo que de ahi nazca. Saludos a todas y a todos.

Imagen de Patricio Barrios Alday

Eduardo Aranda, aprovecho el

Eduardo Aranda, aprovecho el espacio que permite El Morrocotudo: barriosalday@gmail.com

Imagen de Patricio Barrios Alday

La imagen que ilustra la

La imagen que ilustra la nota es del artista ariqueño -hoy residente en Portezuelos- Juan Carlos Alvarez del Valle (Jotace).

Imagen de diego véliz

Muy bien escrito. Me parece

Muy bien escrito. Me parece que el evento a realizarse será una ocasión ideal para reencontrarse y escarvar en la memoria de los actores culturales que aportaron con su talento durante el periodo de dictadura militar.

Como bien se ha mencionado, la Iglesia Santa Cruz - inserta en la población Maipu Oriente - representó uno de los pocos espacios que estuvieron a disposición de los artistas locales para llevar a cabo sus manifestaciones culturales durante los años 80s.

Ahora bien, la conformación de esta población esta ligada a las masivas migraciones pampinas que tuvieron lugar en la década de 1960, principalmente por la paralización definitiva de la industria del nitrato y por las altas espectativas que ofrecían el naciente Puerto Libre de Arica (1953) y la Junta de Adelanto (1958). Sin duda, los soportes culturales que trajeron consigo los grupos pampinos, también han sido un aporte significativo en la configuración sociocultural de esta población.

Ojala se sigan realizando a futuro actividades de este calibre. A pesar no pertenecer a esta generación de personas, admiro mucho el trabajo cultural que han realizado los sujetos históricos de los años 80s.

Imagen de Eduardo Aranda

Por favor Pato Barrios

Por favor Pato Barrios enviame un correo para contactarte.

Saludos

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.