El profesor de Portachuelo - Bolivia

Numerosas generaciones de estudiantes recordarán al hombre gentil que los inició en el camino del saber. El profesor de portachuelo vive en ellos por siempre. Y su tierra Camba nunca lo olvidará. Por Jimmy Ortiz Saucedo
Imagen de Jimmy Ortiz Saucedo
1,293 Lecturas
05 de Septiembre, 2010 00:09

El profesor Pedro Lopez Pérez murió en Portachuelo, el 12 de enero de 2010, a la edad de 50 años. Victima del odio y la violencia desatada por colonos occidentales, afines al partido del Presidente Evo Morales, que bloqueaban un camino en las proximidades de Santa Rosa del Sara.

“No pudo soportar el daño cerebral que le ocasionaron. Lamento que en todo este tiempo no se hubiera dado con los culpables”, dijo Dubeisa Franco, esposa de López. Franco contó que arrastraron a López más de 700 metros, luego de fracturarle un brazo y darle varios golpes en la cabeza con palos que tenían clavos. “Le deshicieron la mitad del cráneo”, sostuvo (HoyBolivia.com 12/01/2010).

Los colonos, como es su modus operandi, agredieron a periodistas de varios medios de comunicación, destrozaron equipos y materiales, incendiaron 7 motocicletas y destruyeron una camioneta. Catalizados por la coca y el alcohol. Son colonos del odio y de la muerte. Aunque pertenecen a un partido que en teoría propugna, hipócritamente, la descolonización y la cultura de la vida.
En marzo del 2008, Javier Medina, abogado defensor denunció que esos días el Gobierno Municipal de Santa Rosa dotó al grupo masista, víveres, dos médicos, una ambulancia y ripas, que fueron utilizados para agredir al profesor (HoyBolivia.com 12/01/2010).
El Comité pro Santa Cruz expresó su homenaje póstumo al mártir de la democracia, defensor de la autonomía y de los recursos del IDH, profesor López, a quien considera un héroe cruceño.
El Alcalde Municipal de Portachuelo, Freddy Gutiérrez, afirmó que gestionará ante el Concejo Municipal para que una calle lleve su nombre.
A pesar de su trágica muerte, nuestro insigne profesor tuvo una vida fructífera. Fue un hombre de bien, amante de su tierra y de la libertad. Dedicó la mitad de su vida a la noble tarea de educar a la juventud de su pueblo. Numerosas generaciones de estudiantes recordarán al hombre gentil que los inició en el camino del saber. El profesor de portachuelo vive en ellos por siempre. Y su tierra Camba nunca lo olvidará.
Son más de dos años del asesinato de Santa Rosa, y la impunidad ha prevalecido sobre la justicia. Esta es una característica de los crímenes que perpetran los “Sectores Sociales” (SS) afines al partido de gobierno. Policías, fiscales y jueces no le ponen ningún empeño. Por el contrario, se trasforman en abnegados operadores de justicia, cuando los delitos son cometidos por opositores. Esta es la famosa Ley del Embudo, una de las pocas leyes que se cumple en Bolivia, conjuntamente con la Ley de la Gravedad.
Mención especial merece el hecho de que los parientes de las víctimas son “muy mal atendidos” en sus diligencias judiciales y en muchos casos amedrentados. Situación que los obliga a abandonar, o directamente a no iniciar los juicios por estos homicidios.
Los asesinatos impunes de los SS son muchísimos. Una somera investigación en Internet muestra lo siguiente: Los esposos Andrade., el policía Silvano Arroyo y el sargento Gabriel Chambi, asesinados en octubre de 2000, durante un bloqueo en el Chapare. El estudiante Cristian Urresti Ferrel., asesinado en el asalto a la Prefectura de Cochabamba, en enero de 2007.Julio Tumiri Apaza., fundador del CISA, asesinado a palazos en enero del 2007, en su casa de ciudad de El Alto. El estudiante Rolando Gira Meruvia., linchado por los cocaleros en la zona del Chapare, en enero de 2008. Edwin Mollinedo Jaita y José Ordóñez., asesinados en marzo de 2008, en la zona de Santa Maria, entre Oruro y Cochabamba. Gonzalo Durán, José Luis Cardoso y Juan Carlos Serrudo., asesinados en La Calancha, por oponerse a la constitución del MAS, en noviembre de 2007. Pedro Oshiro, Alfredo Céspedes y el Pastor Antonio Rivero., asesinados durante el golpe prefectural a Pando, en septiembre de 2008. Edson Abad Ruiz Aguayo., asesinado en el bloqueo de Tiquipaya, en septiembre del 2008. Javier Quenta Alípaz y Víctor Mamani Puña., asesinados en el brutal linchamiento de Achacachi, en noviembre de 2008. Los policías Nelson Alcócer Casano, Rubén Cruz Aruquipa, Esteban Alave Arias y Miguel Ramos Palluni., asesinados por la Justicia Comunitaria en las proximidades de Uncia, en mayo de 2010.

La sangre de estos muertos clama justicia. Ante el silencio cómplice de los tribunales. El asesinato no solo viola la ley de los hombres, sobre todo viola la ley de Dios. Si de la primera se pueden escapar, tengan absoluta certeza que de la segunda no se librarán.
Nota..- Pueden encontrar este y todos mis artículos de opinión, desde 1997, en mi blog Critica Política.
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.