Hacer un comentario

Poetas del Norte Chileno


Gabriela Mistral es, entre las mujeres de Chile, el símbolo mayor. Ya lo escribí una vez: ni heroínas, ni políticas, ni otras artistas, ni otras damas importantes, alcanzan la estatura histórica de Gabriela en este flaco país.
Ella nació en el Norte de Chile y allí es la artista más importante que ese Norte le dio a Chile.
Nacida en la Cuarta Región, no puede –sin embargo- un pueblo enorgullecerse más que lo justo, porque, despreciada por tanto idiota suelto (ta) mientras vivió en esa zona y otros lares de Chile, fue lo suficientemente hostigada por lo que debió tomar el camino del autoexilio, apoyada por el excelso maestro mexicano José Vasconcelos.
La bella Gabriela es suya, mía y de todos. Esa figura altísima, la mayor de la poética femenina chilena, da el paso para permitirnos hablar de los poetas nortinos.
Ese norte ha tenido y tiene muchas otras figuras relevantes del hablar lírico. Víctor Domingo Silva, Fernando Binvignat, María Isabel Peralta, Andrés Sabella, Ariel Santibáñez, Nana Gutiérrez y otros son voces poéticas importantes que ya no están con nosotros. Están con la historia. Ellos fueron grandes hablantes líricos. De vasta producción unos, de poca producción otros, siguen viviendo.
En la poética de los que viven, el discurso lírico es, obviamente, distinto. Razón generacional.
En los de mayor edad destacan los nombres de Luis Araya Novoa, Óscar Hahn Garcés,Guillermo Ross-Murray, José Morales Salazar, entre otros. Aparte de los cuatro poetas nortinos citados hay otros bardos de la misma generación que acompañan esos nombres.
Entre los poetas posteriores destacan con luces muy altas Arturo Volantines y Carlos Amador Marchant.
El primero ha esparcido su poesía por países muy lejanos a los que ha llegado en forma física o en forma espiritual. También ha andado por la región americana andina y en casi todo Chile. Sus poemas aparecen en varias antologías, revistas, diarios.
Arturo Volantines es uno de los principales poetas de su generación. Ése sí que es un pecador: tiene más de una veintena de premios.
Carlos Amador Marchant es otro gran poeta. Artista profundo. Con viajes solo a través de Chile, su poesía, sin embargo, ha sido publicada en una serie de países y en diversos idiomas.
Otros poetas importantes del mismo período son Mayo Muñoz, Wilfredo Santoro, Juan García Ro, Florencio Faúndez, Walter Rojas, Julio Opazo y otros.
Entre los novísimos, los que han aparecido en la última década, se dan varios nombres claves: Markos Quisbert, Reinaldo Hugo, Eduardo Duarte, Daniel Rojas, Ramón Rubina y varios más.
Creo que de ellos las figuras mayores son Markos Quisbert , Daniel Rojas y Ramón Rubina.
Pero siempre hay que poner ojo en otros bardos.
El poeta joven, el buen poeta joven, a veces, como Rimbaud (que alcanzó casi la cumbre) se duerme y los que estaban más abajo avanzan, alcanzan y superan a los que más prometían. Esa historia la contaba el ilustre novelista Manuel Rojas Sepúlveda, sin referirse a Rimbaud.
Como se ve: la poética nortina no durmió ayer ni hoy. Está despierta. Muy despierta.
Ayer fueron Mistral, Silva, Peralta, Gutiérrez y otros.
Luego surgieron Hahn, José Morales, Luis Araya y otros.
Después vinieron Volantines, Marchant, Santoro y otros.
Hoy están Quisbert, Rubina, Rojas y otros.
Hay muchos más, pero una crónica es un resumen y en él caben los más destacados, sin la posibilidad, lógica, que el cronista peque de omisiones. Y ello ocurre porque no hay manera de conocer otros libros y, principalmente, otras antologías de los poetas nortinos que ahora se están publicando. Ello impide al cronista, entregarse a un artículo más íntegro.
Para hacer una historia más amplia de la poesía nortina es necesario que se nos hagan llegar publicaciones, informaciones, citaciones a encuentros y lanzamientos de libros, no solo de autores nortinos, sino de cualquier lugar; y no sólo de poesía, sino también de los otros géneros literarios.
En estos instantes que proyectamos una antología de poesía nortina y otra de poetas nuevos de todo Chile, necesitamos conocer qué están escribiendo los novísimos bardos nuestros, para saber cuánto de interesante podemos encontrar en ellos y cuánto vale la pena antologar, según nuestra percepción del valor que tengan las creaciones.
Así la historia, damas y caballeros, termina mejor.

FOTO
-------------------------------------------------
"Las opiniones vertidas en los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que las emiten y no representan necesariamente a El Morrocotudo, medio que sólo actúa como plataforma de expresión democrática . Más detalles en Normas de Uso para Comentarios"

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.