¡Urgente, Gagarin llamando!

50 años vividos a la sombra del astronauta Gagarin, que marcaron mi vida en este ultimo rincón del mundo,mientras escucho la radio Oasis, y me enamoro de nuevo...

Imagen de Eduardo Osorio
6,094 Lecturas
27 de Abril, 2011 15:04
Galería de Cielito Drive en flickr

Tengo los pies helados como una piedra de Río, así como el de Munich, …. ¿el Osar les parece,  el  de los crucigramas dominicales?...después de todo que importaría, cuando al mismo tiempo en la ex masa de magma hirviente se abren miles de facebooks para combatir la soledad más inminente, y mientras el planeta Hercóbulus tal como se lo dije a mi madre ayer domingo noche, se acerca a la tierra de nuevo para dejar la tendalada en Chile, la hecatombe en Lima, la desolación en Nueva York.

Ya mis pies son parte del pasado aunque siguen  mucílagamente  pegados a mi masa informe y sobrepeseada de escritor que arma el cuento ante el rectángulo  de plástico negro  llena de jeroglíficos, para mi abuela, pero para mí, una manera de comunicarme con el mundo y conmigo mismo en la jerigonza de los sueños, de los que tan sólo  un uno por ciento, y eso,  se puede contar a través de este concierto de acuerdos donde la E debe significar E,  y no corrientes siderales de auras provenientes de  Andrómeda, o  la escafandra del Presidente de  Hercóbulus,  la Liga de las Naciones por último, ...total el tiempo no es lineal.

Camino de la cita de los comunes y olvidadizos de la memoria corta cófrades escritores, luego de una ausencia de cuatro meses, que no son nada, siquiera una pulga muerta por la acción del Shelltox, voy musitando la última perla de mi propio criadero de ostras, de mi turgente intimidad, de sueños en que los piratas son los héroes,  y los capitanes intrépidos sólo  borrachines contadores de fábulas como la mía, pero donde ellos son los valientes…..total : ¡¡miente, miente que algo queda!!..

Una mano al bolsillo, que terminará por lavar la otra en el diccionario oral del  que me preste unos kopecs  o pesos,  da lo mismo, la bufanda que me distingue a estas alturas del rigor climático, las manos gruesas  antitesís de las de Chopin, una nariz atrevida tal como mi carácter, un arquetipo gestáltico y con nombre de Dios griego, para hacer más entretenida la tarde otoñal  del hemisferio de abajo en el camino del advenedizo y destructor Hercóbulus, se juntan en una amalgama de dentista, un uniforme blanco como la eternidad, y unos dedos obreriles en un mortero de clínica , cuyo olor a  esencia del timol que Marco Polo trajo para sí, tal como los tallarines y los volantines,   de la tierra del Kublay  kan, me hacen hoy por hoy, mañana por mañana y futuro por futuro,  enamorarme de nuevo.

Basta, me digo ahora,pues la mente pródiga en inquietas  citas,  quiere aportillar la crónica de mis días otoñales, mientras a treinta kilómetros por segundo  giramos sobre sí mismos, y pensamos en la lista del supermercado cuando  al poco rato,  estamos en una habitación prestada contándonos nuestros sueños vestidos con letras ajenas que inventaron concertadamente los fenicios ayer tan sólo,  en la tarde temporal de nuestros días…

Trato ahora de acordarme del sueño de anoche  en la cama,  que una pulga de un perro cariñoso como Rokho me regaló, mezcla éste, de una noche de levas entre una seductora bóxer,  de olores sexuados potentes, y una  cáfila de perros de barrio, que todavía esperan su vuelta en las esquinas ladrándole a los autos contaminantes y suicidas,  para acordarme de él a puras puteadas, y a caerme en la madrugada alergizante, entre las trampas vietnamitas de un griego dueño de almacén, y de mi dormitorio buscando el urgente tanax, tal como ayer el urgente whiskie y más antes como dicen los ecuatorianos el urgente pito, hoy en vías de legalización, por los que lo fuman, pero que aparentan blancura legislativa  como la del Rinso..

Un concierto entonces, una argamasa de cosquillas, que terminaron con la pulga náufraga y asesina suicida, kamikaze diría yo,  en un océano de tina helada como mis pies vernáculos, escuchando la música de madrugada de una frecuencia modulada  el pasado sesentero de un twist, que para mí es como del desván  de la mansión de mi mente, ah, y un consejo en forma de frase, y una frase en forma de poema gibraliano, cuando hoy hace medio siglo ya,  que Yuri Gagarin se acercó a Dios o a la nada…. : “” El pasado pasado,  el futuro incierto..vive  entonces  intensamente el presente..¡¡¡¡OAAAAAAASIS…!!!  

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Un Comentario

Comentarios en Facebook

Imagen de Anónimo

lo echaba de menos Eduardo,

lo echaba de menos Eduardo, ¡¡¡¡¡GRANDEEEE!!!!, divertido. Nicolás.

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.