"No puede desaparecer la Aceituna de Azapa"

Don Teodoro Arellano Poca, quien ha vivido toda su vida en el sector de Las Maitas, promociona la Aceituna de Azapa en pleno centro de Arica, pero teme que con el tiempo esta pueda desaparecer.

Imagen de Ricardo Lagos San Martín
1,381 Lecturas
30 de Enero, 2019 23:01
Teodoro Arellano Poca, de Las Maitas al centro de Arica.

Basta con caminar detenidamente por Calle Colón para encontrarse con don Teodoro Arellano Poca, uno de los buenos superhéroes ariqueños. A pleno sol del verano, promociona la aceituna de Azapa, nuestro producto estrella que nos ha dado fama a nivel nacional e internacional, y que incluso desde el año 2016 cuenta con el Sello Origen.

Es del sector de Las Maitas, ubicada en el valle Azapa, y nos relata que tuvo que dedicarse a la venta de aceitunas por sus ganas de seguir trabajando en el mismo rubro que lo ha acompañado durante décadas. Ahora, con una edad avanzada, delicado de salud y una operación realizada en el mes de diciembre, lo único que pretende es "ganarse su voluntad".

“No tenía en qué trabajar y como tengo buenos patrones, me aportan con estas aceitunas y aquí estoy, acostumbrando a la clientela a que se lleven aceitunas negras, mulatas, sin amargo y sevillanas fresquitas, del día y así me gano mi voluntad”, enfatiza don Teodoro.

La aceituna importa... no la importemos

Desde niño que vive en la hacienda de la familia Focacci, allí aprendió el oficio del procesamiento de la aceituna, aunque recuerda con nostalgia cómo antes había grandes plantaciones de olivo. “Cuando yo era niño había gran cantidad de olivos, pero de a poquito han ido desapareciendo. Es verdad que están desapareciendo las matas viejas que no dan más frutos y sus ramas, a lo más sirven para hacer leña”.

La necesidad de contar con terrenos para la siembre de otros productos agrícolas podría ser una justificación que señala don Teodoro, pero también es optimista cuando habla de que una de las características del Valle de Azapa son las aceitunas y que necesitan de una mejor puesta en valor para que permanezcan en el tiempo.

“No puede desaparecer la aceituna de Azapa. Los árboles de aquel tiempo se están cortando, porque están ocupando el terreno, pero el valle se caracteriza por los olivos y sus aceitunas”, señala.

Afortunadamente, ve con esperanza que algunos productores de aceitunas han tomado medidas al respecto. “Algunos productores tienen olivos nuevos que, a los 3 ó 4 años, pueden dar frutos grandes. Pero también hay un problema de agua que, por suerte, con la bajada del río se pueden llenar los pozos y ahí se revierte el problema”, señala.

Por último, indica que otro de los problemas de la aceituna de Azapa es la importación desde el Perú. Afirma que varios productores “compran aceitunas en Perú, las ingresan a Chile pagando los derechos en Chacalluta y la distribuyen en el país como si fueran de acá”.

Ver también:

Con la aceituna de Azapa, ¿mayor es mi deslealtad?

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.