AFP: No sean frescos, ¡devuelvan la plata!

AFP: No sean frescos, ¡devuelvan la plata!

12 Mayo 2020

Ya se ha demostrado que nuestros políticos no legislan hacia el bien común de la población, sino lo que ellos consideran justo. Perú, que también le afectaba esta enfermedad política, está dando un gran paso. 

Pablo Valcarce Bravo >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Recuerdo cuando era niño y en los pasillos del colegio siempre existió el delirio de grandeza entre los niños de esa época respecto a los hermanos peruanos. No sé si esto existió bien, por el triunfo histórico de la guerra del pacifico, la captura del Huáscar o cualquier hecho histórico de la época (Inclusive el color de tez o hasta el acento), hacían creer que el Chileno siempre estuvo por delante del  Peruano.

 Luego de reflexionar sobre esta niñería, es hoy cuando me cuestiono. Como sería mi futuro, si hubiese nacido, pasada la concordia ¿A pesar de toda la historia de corrupción que se ha tejido en dicho país, (sin menospreciar la nuestra). Es hoy cuando el Presidente de ese País; Martin Vizcarra, promueve el retiro de fondos de las AFP para sustentar la crisis actual, o no la menos importante con la disolución del parlamento. Enmienda de su constitución donde dice:

Artículo 134: El Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros.

Es ahí cuando me cuestiono si el estado de una República se debe a la confianza de un presidente o a la de un congreso corrompido.

En nuestros medios de prensa se destaca la noticia que el senador Navarro, está impulsando la nacionalización de las AFP. Un proyecto familiar a la del fracasado PR. La que en su momento impulsó la diputada Camila Vallejos.  

De verdad que no encuentro esperanza en esas noticias. Si ya se ha demostrado que nuestros políticos no legislan hacia el bien común de la población, sino lo que ellos consideran justo. Sino pregúntenle a los senadores que rechazaron reducirse la dieta.

Yo respeto a mi país y me someto a las normas que en él están establecidas. Si nuestro Chile considera que las normas deben cambiarse porque en ellas no se distribuyen justamente las responsabilidades, beneficios, derechos y deberes.

¡Que así sea!