La Des - Igualdad como reflejo de nuestra identidad

Un análisis a los conceptos que nos unen y desunen.

Imagen de Daniel Figueroa Cerón
2,210 Lecturas
23 de Enero, 2019 18:01

Hoy en día está muy de moda hablar de desigualdad, este concepto aparece en la televisión, en la radio y otros medios de comunicación a diario, pero, ¿qué entendemos realmente por desigualdad?

En palabras sencillas y con el propósito de que todos podamos entender y hablar lo mismo diremos que, la desigualdad es un concepto en que se obliga a comparar entre dos o más elementos. Sin dicha comparación, no podemos decir si 2 o más cosas son iguales o desiguales y al realizar esta comparación podremos determinar qué tan desiguales son, es decir, la desigualdad, aunque suene obvio, es la falta igualdad en cualquier proporción.

Cuando tenía aproximadamente 9 años, al salir del colegio me gustaba ir a trabajar con un amigo, recuerdo que trabajaba descargando camiones con leña, limpiando chimeneas y cortando el pasto, entre otras cosas. No ganaba mucho, pero ahorraba todo mi dinero que ganaba con gran esfuerzo. Sin embargo, cada vez que mis padres veían que yo iría al banco a depositar mi, me preguntaban cuánto depositaría y me daban la misma cantidad para depositarla en la cuenta de mi hermana.

¡Qué injusticia! pensaba, y recuerdo reclamarle a mi papá y decirle que, si le iba a regalar a mi hermana ese dinero, lo justo era que también me lo diera a mí, y él riendo, simplemente me decía que no, porque yo ya tenía el dinero. Con esto, claramente mi papá evitaba que existiera una desigualdad entre mi hermana y yo, pero ¿qué tan justo era que ella recibiera el mismo dinero sin hacer ningún esfuerzo?

Quiero aclarar que este es un ejemplo de una situación de mi vida, que solo grafica un aspecto de cómo experimenté irónicamente las medidas de mi papá, para combatir la desigualdad, obviamente guardando las proporciones.

Herramientas para medir la desigualdad

Para quienes no lo sepan, existen diferentes herramientas para medir la desigualdad y la que más usan los medios de comunicación y los políticos es el coeficiente de Gini. El Gini mide el nivel de la concentración que existe en la distribución de ingresos, asignando valores entre cero y uno, donde cero es una población con ingresos totalmente iguales y uno es lo opuesto. Otra herramienta utilizada, pero no muy nombrada es la curva de Lorenz, esta curva ordena a la población de forma ascendente en función de su ingreso y muestra el porcentaje que se va acumulando de los ingresos de la población. Pero fuera de las herramientas que se usen y los resultados que estas nos ofrecen, surge una pregunta lógica, ¿realmente es bueno o malo que exista desigualdad?

Primero que todo, es necesario aclarar que no existe una respuesta correcta, solo teorías. Algunos expertos creen que la desigualdad afecta negativamente a la economía, mientras que otros opinan que es beneficiosa, sin embargo, sin la intención de satanizar quiero plantear un punto de vista personal.

Igualdad y desigualdad: homogeneidad versus diversidad

La igualdad es sinónimo de uniformidad y de homogeneidad y la desigualdad es sinónimo de diversidad y de pluralidad, por lo tanto, que la sociedad sea desigual en cuanto a que sea diversa, que sea plural, que sea distinta, que cada uno tenga la libertad de elegir un proyecto de vida distinto, es lo natural y lo obvio, sin embargo, el Estado está viendo la lucha de la desigualdad como una excusa para incrementar sus poderes.

Pensar que un país sea muy igualitario y que a consecuencia de ello todo el mundo va a vivir bien, es no entender que desarrollo y desigualdad son dos variables distintas. Idealizar una sociedad donde todos somos más igualitarios, no garantiza el desarrollo ni menos tener calidad de vida, un ejemplo de ello es Venezuela, donde la desigualdad es menor, pero debido a que todos son más pobres, el preferir la igualdad a la desigualdad de manera irracional, lo digo porque no hay racionalidad en preferir una sociedad más pobre y más igualitaria.

En cambio, prefiero una sociedad donde la mayoría aspire a ser rico, lo que eventualmente conllevaría a más desiguales.  Con esto les planteo que la desigualdad no es mala, es algo natural, porque esta desigualdad premia el esfuerzo, al que innova, al que va más allá, al que quiere competir, al que quiere ser mejor, al que quiere surgir y, en definitiva, nos lleva al progreso social.

La igualdad como derecho

Por otra parte, la igualdad en cuanto a derechos es algo bueno, me refiero a la igualdad jurídica, pero obligar a una igualdad en cuanto a los resultados, del normal proceso de la interacción social, seria verdaderamente desastroso.

El igualitarismo es en sí mismo destructor, porque al buscar la igualdad a toda costa, no garantiza el progreso, sino la inexistencia del mérito, socialmente puedes ascender con esfuerzo, lo injusto es imponer la igualdad, así que respetemos la desigualdad y celebremos la diversidad. Sin embargo, existen muchos políticos que se esfuerzan día a día por convencernos de que existe al menos un ámbito de nuestras vidas, donde la imposición de la igualdad no solo es necesaria, sino que también moralmente justa, me refiero a la desigualdad económica.

Ejemplos de logro tenemos por montón. Alexis Sánchez y Marcelo Guital por nombrar algunos, se caracterizan por tener un tremendo talento y comparten la pasión por lo que hacen. Tienen la capacidad y ponen esfuerzo, además han llegado a ser gigantes en actividades donde la competencia es enorme. Entonces, ¿por qué tendríamos que repudiar que ganen demasiando dinero y llegar a decir que sus ingresos son obscenos en comparación al chileno promedio cuando sus ingresos han sido obtenidos por méritos propios?

En el caso de Marcelo Guital, para quienes no lo conozcan, es el chileno que vendió su agua mineral a Coca Cola por millones de dólares y sin haber siquiera ido a la universidad y que, sin embargo, hoy da conferencias en las universidades más prestigiosas, hasta ha sido reconocido por la universidad de Harvard como el empresario más exitoso del año 2012.

Ahora, pensemos en el supuesto en que Alexis Sánchez hubiese sido obligado desde niño a Alexis Sánchez a jugar con piedras en los zapatos, para así igualar su nivel de juego al de otros jugadores que no tengan el mismo talento. En una sociedad así de igualitaria, ¿sería realmente una sociedad más justa?

La desigualdad como poder político

No estoy diciendo que la desigualdad sea siempre maravillosa, también es justicia. Debo decir que si pienso que existe un tipo de desigualdad .que es un problema. hablo de la desigualdad provocada por los favores y las decisiones arbitrarias del poder político, usando al poder del estado para enriquecer a unos pocos, a costa de empobrecer a los demás.

Las concesiones arbitrarias a empresarios o a amigos a cambio de favores, financiamientos de campañas e incluso, pagos ilícitos a políticos, como ocurrió en el caso de la Ley de Pesca, tal como lo indicó un reportaje publicado por Ciper Chile, en el que la pesquera noruego-danesa Lota Protein realizó pagos millonarios a asesores de los senadores independientes Antonio Horvath y Carlos Bianchi entre 2011 y 2013, y eso, solo por citar un ejemplo.

Entonces, si fuera cierto que la finalidad del estado fuera redistribuir la riqueza de los más ricos a los más pobres ¿por qué todos pagamos impuestos? ¿por qué no se cobra impuestos solo a los más ricos y lo que se recauda de ellos se les da a los más pobres?, ¿por qué nos obligan a todos a pagar impuestos? y ¿por qué -de hecho- el grueso de los impuestos de la sociedad lo paga las clases medias?

Y la respuesta es porque muchos de los que tienen trabajo, gracias a cargos políticos, a costa de los contribuyentes, tienen miedo a perderlo porque desde luego hay muchos intereses creados, porque los únicos beneficiados son ellos, y que generan un perjuicio al extraerle dinero que la ciudadanía gana con gran esfuerzo, para verse beneficiados. y no tienen el derecho de salir beneficiados a costa de violentar las libertades y los derechos básicos de las personas y en este caso de los contribuyentes.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.