Centralismo: Un temblor fuerte fuera de Santiago es como la pobreza para Mañalich… no existe

Centralismo: Un temblor fuerte fuera de Santiago es como la pobreza para Mañalich… no existe

01 Junio 2020

Luego del temblorcito del otro día, autoridades centralistas comentan: “¿Arica?, me suena. No sabía que también temblaba en otros países… perdón, ciudades”.

Javier Plaza Va... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

No es novedad que desde el Gobierno desconozcan las realidades de las personas, esto en alusión a  los dichos de Mañalich que solo dan cuenta de un nivel de indolencia cada vez más preocupante. Se les reventó la burbuja y se dieron cuenta que la pobreza es real. El día que se enteren de que existen los campamentos y gente en situación de calle, se van a caer de raja.

La pobreza existe, y no era un mito urbano que les contaban a la elite política antes de dormir. “Yo me estremecía de temor, con eso de llegar con lo justo a fin de mes… ¿y eso de cortar la luz por no pago? Ufff… cuántas pesadillas tuve con eso”.

Ahora, sumamos un temblor que tenía intenciones de dejar la embarrá, pero como que se arrepintió en último minuto. Estuvo un rato largo pensando en mandar a evacuar a la gente. Sin embargo, se dio cuenta de algo importante: “Ya han sufrido bastante. Esperaré un tiempito mejor”. Consciencia social se le dice, que hasta los temblores tienen.

Un informe Bigdata reveló que parlamentarios aplaudieron y cantaron el himno luego del temblor. Según detalla el documento, también habrían ministros que se sorprendieron de que ocurrieran estas cosas fue de Santiago: “No teníamos idea de la magnitud de los temblorcitos de 7,5 grados en Arica y que incluso son frecuentes por allá. Eso sí, es obvio que no se comparan con los terremotos de 4,5 grados que nos afectan aquí en Santiago”.

Al consultarle sobre qué medidas proponen para evitar catástrofes en el futuro en Arica, refiere: “Se nos ocurre contratar un camión con potentes focos que alumbren el Morro”. ¿Con qué fin?... nadie lo sabe.

Siendo optimista con todo lo que está pasando, la pandemia ha dejado algo bueno. Evidenciar las falencias en respuesta frente a las crisis sociales y de salud, la incompetencia de algunas autoridades, el oportunismo político que continúa aún en tiempos de crisis, la indolencia y nula empatía, malas decisiones, y un montón de cosas más que me da pena seguir describiendo.

Lo que sí no puedo dejar de pensar, es que en Chile existe la triste tendencia de actuar después de que quede la embarrá. Aunque hubo gente que les insistía en tomar medidas preventivas, no… la soberbia de algunos ministros le va a costar caro a las personas.