La Constitución de Todos: ¿Qué es una Constitución?

La Constitución es un acuerdo social sobre nuestra organización política básica, pero que incide determinantemente en nuestro diario vivir y en nuestra cultura social.

Imagen de La Constitución de Todos
1,132 Lecturas
12 de Agosto, 2015 08:08

Escrita por Roberto Sagredo Kraunik, roberto@laconstituciondetodos.cl

Uno de los temas más relevantes de la actualidad es la discusión sobre la vigencia de la actual Constitución Política de Chile y la necesidad de cambiarla, ya sea a través de reformas puntuales o de un proceso que apruebe una nueva carta fundamental.

Más allá de la discusión de fondo, llaman la atención dos actitudes presentes en el debate público: la de considerar que una Constitución nada tiene que ver con las preocupaciones más urgentes de la gente y aquélla que ve en una carta fundamental a la panacea de todos los problemas que sufre la sociedad.

Considerando que ambas opiniones son comunes, previo a cualquier análisis, es importante primero responder la siguiente pregunta: ¿qué es una Constitución?

Una Constitución es una ley. La más importante de todas, pues determina las normas legales básicas de convivencia en sociedad entre las personas. Por ello es que regula la forma en que la ciudadanía ejerce el poder y lo delega directa o indirectamente a los poderes del Estado, creando una institucionalidad que debe actuar estrictamente conforme a esta delegación hecha en un acuerdo social.

Una Constitución regula el poder. Establece con mayor o menor amplitud todo lo que el gobierno puede ejecutar, lo que el Congreso puede legislar y lo que los Tribunales de Justicia pueden juzgar. Toda su acción, aún ejercido por la mayoría más absoluta que exista, se encuentra limitada a lo que esta ley fundamental establece, de modo que no exista una tiranía de la mayoría. Lo más importante es que el poder se encuentra siempre orientado por un principio: el bien común.

Una Constitución protege a las personas del ejercicio del poder. A todas las personas se les dan garantías para defenderse ante el uso injusto, indiscriminado o ilegal del poder. Se establecen atribuciones humanas que bajo ningún respecto pueden ser eliminadas y obligaciones para contribuir a la más básica organización social. Se les permite a las personas recurrir a instituciones públicas independientes que puedan revisar su situación y revocar los actos injustos. También, se establecen mecanismos de solución de conflictos entre las personas, en caso que entre ellas exista un uso injusto o desproporcionado de poder.

Como bien podrán deducir, al regular no sólo lo que puede o no hacer la autoridad, pero también lo que podemos o no hacer los ciudadanos, en una Constitución hallamos los aspectos más básicos que permiten, por ejemplo, que un gobierno pueda reaccionar frente a un desastre natural, que un parlamentario deba legislar sobre planes de prevención de desastres, que estos planes deban ser elaborados en el gobierno central de Santiago o en cada región y que los ciudadanos tengan formas de relacionarse directa o indirectamente con sus autoridades en caso de necesidades propias o excesos ajenos.

La Constitución es un acuerdo social sobre nuestra organización política básica, pero que incide determinantemente en nuestro diario vivir y en nuestra cultura social.

Te invitamos a opinar sobre la Constitución de Chile en www.laconstituciondetodos.cl

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.