Las fronteras matan

En Chile, suman 149 las víctimas de campos minados, con 29 muertes y otros 120 casos de personas gravemente heridas y mutiladas. ¿Cuántas más vidas seguirán cobrando las fronteras?

Imagen de David Concha Astorga
1,237 Lecturas
11 de Diciembre, 2018 21:12
Imagen de referencia: TheClinic.cl

El día 17 de noviembre de 2016 fue hallado el cuerpo sin vida de la ciudadana dominicana Maribel Pujols Lluberes en el sector nororiente del Complejo Aduanero de Colchane. En febrero del mismo año, el ciudadano peruano Francis Reinaldo Mamani es víctima de un accidente fatal al pisar una mina antipersonal a 500 metros al oriente del hito 14, intentando cruzar la frontera. Distinta suerte corrió su compatriota Jorge Luis Huayllas Huamán a quien una mina antipersonnal, entre los hitos 14 y 15, le provocó lesiones graves gravísimas en su cuerpo y la amputación traumática de la pierna izquierda. Al igual que Daniel Sosa (República Dominicana) y Marco Cabezas Caicedo (Colombia), con fecha 22 de mayo de 2016 y 26 de enero de 2015 respectivamente. Ambos sufrieron lesiones graves y la amputación de la pierna izquierda. La historia se repite el año 2013, cuando Elvis Apaza Loaiza de 38 años, proveniente de Moquegua, intenta cruzar a Chile en busca de trabajo junto a dos amigos, pero recibe la explosión de una mina antipersonal a la altura del Hito 13. Sus amigos lo abandonan en el lugar. Él mismo se practica un torniquete que le salvaría de morir desangrado. Mutilado, debe amputarse de una de sus piernas. El 25 de mayo del año 2012 a la altura del hito 14, en la Quebrada Escritos, el sector más densamente minado del territorio nacional, fallece el ciudadano peruano Victor Perlacios Canales producto de la explosión de una mina antitanque, mientras transportaba ilegalmente en su vehículo fardos de ropa americana, que compraba en Chile para revender en el Perú. En su funeral, su esposa llora por ella y por sus hijos, ahora huérfanos ¿por qué dejaste a tus hijos, Víctor? Las fronteras matan.

En Chile, hasta el año 2016, suman 149 las víctimas de campos minados, con 29 muertes y otros 120 casos de personas gravemente heridas y mutiladas (entre ellos civiles y militares en labores de desminado), según los datos aportados por el observatorio internacional Landmine & Cluster Munition Monitor.

Según consigna la prensa local, desde 2014, alrededor de 200 extranjeros fueron obligados a cruzar por pasos no habilitados para ingresar a Chile desde Perú y Bolivia, arriesgando su vida al cruzar por campos minados, expuestos a condiciones climáticas extremas de hambre, frío y tratos inhumanos, vejaciones y abusos, como las que costaron la vida de la ciudadana dominicana Maribel Pujols Lluberes en el paso de Pisiga-Colchane (Bolivia-Chile), quién falleció a causa de la hipotermia. 200 extranjeros que fueron víctimas de la organización criminal y red internacional de tráfico de migrantes más grande que se haya conocido en Chile, desbaratada el año 2016 a través de la Operación Desierto, que incluyó un operativo simultáneo entre Chile y Perú para capturar a los miembros de la banda, y cuyo juicio a llegado a un fallo el pasado jueves 29 de noviembre, con condenas que suman 69 años de cárcel para los involucrados, e indemniza a 11 de las 89 víctimas que prestaron su testimonio durante el histórico juicio.

Frente a las crisis sociales, económicas y humanitarias, guerras civiles y ocupación extranjera, que se vive en distintos países del mundo, y que obligan a las personas a abandonar sus países de origen para proteger sus vidas, no podemos dejar de defender el derecho universal de migrar, más allá de las fronteras burocráticas. Recientemente a través de los medios hemos sabido de la Caravana de Migrantes que salió desde Honduras el 12 de octubre y que se dirige rumbo a Estados Unidos para protestar contra la ocupación militar y la injerencia política interna que ha mantenido durante décadas el gobierno norteamericano en el país y la región centroamericana.

No podemos seguir negando la responsabilidad individual y colectiva que tenemos todos de acoger y proteger a quienes vienen a nuestro país escapando de la pobreza, la violencia, el hambre o la muerte. De quienes lo dejan todo, sin mirar atrás. Necesitamos dejar de auspiciar y cambiar radicalmente política del enemigo contra la población migrante matenida durante décadas por el Estado. Porque los seres humanos seguirán migrando como lo han hecho sagradamente durante miles de años. Migrar está en la naturaleza de nuestra especie, como afirman los paleontólogos. Cuando Piñera apunta a la cámara en cadena nacional y dice este mensaje a los migrantes: “los vamos a expulsar a todos”, esta contrariando miles de años de evolución de nuestra especie. Su ignorancia es la ignorancia de los políticos; una forma de ignorancia, por cierto, terriblemente dañina y peligrosa. El polémico “Plan Humanitario de Regreso Ordenado” para migrantes haitianos del gobierno de Piñera no es más que una acción de deportación masiva, encubierta y adornada por un discurso en los medios. Todo esto ocurre, mientras día a día los funcionarios en las aduanas, en las ventanillas y en las oficinas de migración, siguen vulnerando los derechos de las personas migrantes, amparados por el Estado.

Debemos cambiar nuestro enfoque global sobre las migraciones, de otro modo, ¿cuántas más vidas seguirán cobrando las fronteras?

Imagen de referencia: TheClinic.cl

Ver también: 

Crónicas urbanas: Arica / Las Vegas

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.