"Los niños primero" en la manifestación social: ¿Quién previene?, ¿quién protege?, ¿quién acompaña?

En el Chile de los últimos 20 años, los y las estudiantes han sido quienes han llevado la batuta del descontento y los cambios que se demandan en nuestro sistema. En la actual crisis, de las 3 mil personas detenidas, más de 300 corresponden a menores de edad.

Imagen de Marcela V. Rodríguez
1,613 Lecturas
29 de Octubre, 2019 16:10

Las protestas que se viven en Chile son producto de un largo proceso de descontento social que muchos ya reconocen se veía venir... Algo así como una olla presión que hoy solo estalló y donde fueron los estudiantes quienes se tomaron las calles para manifestar el descontento que no solo involucraba $30 pesos del aumento de los pasajes del Metro de Santiago, sino más bien al descontento social acumulado por 30 años de desigualdades en el país que se decía que era un "oasis" dentro de América Latina.

En Chile, durante los últimos 20 años, han sido estudiantes quienes han llevado la batuta respecto del descontento y los cambios que se demandan en nuestro sistema. Una generación, que como señala Yanny Santa Cruz (ECO, 2019), con “una infancia y juventud que creció en la desigualdad, en la ausencia de una educación gratuita y de calidad, en la excesiva primacía del mercado sobre los derechos sociales. Una juventud que se incubó en el consumo; otra, en la rabia social”. Una generación que, a pesar de esto, fueron ellas y ellos quienes incitaron ayer y principalmente hoy, parafraseando a los y las manifestantes, que “Chile despertara”.

Sin embargo, la grave crisis social que afecta a nuestro país da cuenta también, una vez más, de un ámbito de especial preocupación como lo son las diversas formas de violencia y graves vulneraciones que afectan a niños, niñas y adolescentes como consecuencia de esta situación. 

En estas circunstancias es que, indudablemente, surge la inquietud sobre quién previene, protege y acompaña a niños, niñas y adolescentes de la violencia policial y militar que se ha ejercido en su contra durante las manifestaciones sociales a lo largo de nuestro país.

Al respecto, la Convención de los Derechos del Niño (CDN), adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1989 y ratificada por Chile hace 20 años, constituye un punto de inflexión histórica que implica el reconocimiento por parte de los Estados del significado de la niñez como un valor presente. Así, un Estado al ratificar la Convención o un Protocolo Facultativo acepta la obligación de respetar, proteger, promover o satisfacer los derechos enumerados.

El interés superior del niño es uno de los principios generales de la Convención, llegando a considerarlo como principio rector-guía de ella y como un principio jurídico garantista del disfrute pleno y efectivo de todos los derechos reconocidos por la Convención y el desarrollo holístico del niño (Unicef, 2013). Por ende, el principio debe ser un mecanismo eficaz para oponerse a la amenaza y vulneración de los derechos reconocidos y promover su protección igualitaria. Pese a ello, según la UNICEF, millones de menores son víctimas de violaciones de sus derechos fundamentales en diversos ámbitos y Chile no queda exento de esto. El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH) producto de las distintas manifestaciones sociales que se han realizado en el país, señala que han constatado más de 3.535 personas como detenidas desde el 17 de octubre y de los cuales casi 375 corresponden a menores de edad, que incluyen niños, niñas y adolescentes.

Sobre informes específicos de niños, niñas y adolescentes la Defensora de la Niñez resaltó la carencia de información por parte de autoridades, lo que impide tener cifras exactas de afectados y que esperan por parte del Ministerio de Salud información de todos los ingresos, a nivel país, de niños, niñas y adolescentes que han sido heridos en este contexto (UNICEF, 2019). 

A pesar de las dificultades para la recopilación de información no solo a nivel local, sino también a nivel nacional, la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz detalló en cuanto a la situación de niños, niñas y adolescentes que han verificado, a esta fecha, 20 casos graves que producto de la violencia policial han vulnerado su integridad física en términos de lesiones que se han producido por armamento, como también en contextos de situaciones de golpiza y que se han explicitado a través de ciertos videos e imágenes que demuestran esta situación. Entre las denuncias dadas a conocer por el INDH, está el caso de una niña de 14 años que dijo que, tras haber sido detenida, fue golpeada con bastones en distintas partes del cuerpo y luego fue obligada a desnudarse por completo y a hacer ejercicio delante de 2 mujeres policías que la agredían verbalmente.

En cuanto a nuestra ciudad, Mauricio Grabowski, funcionario de la oficina Arica de la Defensoría de la Niñez, señaló que desde el día 23 de octubre existían 5 denuncias de la Red de Protección de Derechos con balines y ahora se suma la menor de 13 años herida en su cabeza producto de un balín disparado durante la manifestación del día lunes 27, situación que fue acusada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos. Cabe destacar que estas denuncias según Grabowski no han sido pesquisados a través de la red de salud o a través de las propias detenciones.

Sin perjuicio de las responsabilidades que asisten a los padres del niño niña o adolescente, entonces es el Estado el que debe cumplir su rol como garante del ejercicio de sus derechos. Por tanto, bajo estas circunstancias, le corresponde propulsar mecanismos que le permitan asumir dicha labor, porque de algo sí estamos seguros, es que la violencia ejercida es inadmisible y el silencio por parte de las instituciones pertinentes sólo reafirma la necesidad de exigir como sociedad que se detenga la violencia. Es decir, que se actúe priorizando el resguardo de los derechos humanos, principalmente de aquella población más vulnerable como lo es la niñez porque evidentemente que la invisibilización de los niños, niñas y adolescentes son también la expresión de esta crisis. 

Bibliografía

Unicef. (2013). Observación general Nº 14 (2013) sobre el derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial (artículo 3, párrafo 1)*, Naciones Unidas CRC/C/GC/14. Observación, UNICEF.

CÁMARA DE DIPUTADOS DE CHILE. (24 de octubre de 2019). CÁMARA DE DIPUTADOS DE CHILE. (n. Prensa, Productor) Obtenido de https://www.camara.cl/prensa/noticias_detalle.aspx?prmid=138308

CHILE, U. (21 de octubre de 2019). UNICEF . Recuperado el 26 de octubre de 2019, de https://unicef.cl/web/unicef-llama-a-proteger-a-los-ninos-ninas-y-adolescentes-frente-a-los-hechos-de-violencia-que-se-viven-en-el-pais/

INDH, I. N. (23 de octubre de 2019). INDH, Instituto Nacional de Derechos Humanos. Recuperado el 25 de octubre de 2019, de https://www.indh.cl/director-indh-pide-a-presidente-pinera-pleno-acceso-a-los-recintos-hospitalarios-y-policiales-y-le-entrega-antecedentes-sobre-graves-violaciones-a-los-ddhh/

UNICEF. (25 de octubre de 2019). UNICEF CHILE. Recuperado el 25 de octubre de 2019, de https://unicef.cl/web/unicef-y-defensoria-de-la-ninez-exigen-cumplimiento-de-protocolos/

ECO, e. y. (22 de octubre de 2019). (Y. S. Cruz, Productor) Recuperado el 24 de octubre de 2019, de https://www.ongeco.cl/sobre-los-jovenes-y-octubre-en-chile/

UNICEF. (2019). Recuperado el 26 de octubre de 2019, de https://www.unicef.org/spanish/crc/index_using.html

Imagen: Huawei / Agencia Uno

Ver también: En medio de la manifestación social: ¿Y los niños y las niñas?

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.