Oda a la Olla... “Común”

Oda a la Olla... “Común”

05 Junio 2020

Una estrategia de subsistencia ante la precariedad y la amenaza de la crisis económica que también es transformadora y generadora de oportunidades.

Marcela V. Rodríguez >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

...eres de muchos colores,
y diversos materiales,
eres bonita, eres fea,
eres grande o pequeña,
eres joven, eres vieja.

Resistes hasta que puedes,
hasta que te gastas
o te quemas.

Pero ¡cuántas delicias nos darás
en toda tu vida entera!
¡Y qué suerte tenerte!
¡Y qué suerte tenerte llena!
Pues en los tiempos que corren,
algunos no pueden]
ni conocer tu existencia.

¡Oh, olla de mis amores!
¡Oh, olla de mis sabores!
¡Oh, olla de mis olores!
Sólo espero siempre
tenerte bien cerca
y adorarte porque
eres Diosa
de la supervivencia...

 cantandopoemas

Por qué no dedicarte unas letrillas, así dice esta oda. Una oda a la olla y que en tiempos de crisis pues claro que se transforma en una diosa, una diosa de la supervivencia, de la cesantía y del hambre. Una olla un símbolo de una memoria social de la historia territorial de un país, de nuestro país.

Esa olla que también tiene cara de mujer. Mujeres en su rol histórico en tareas como la cocina y el cuidado. La segregación vertical de lo femenino, una constante a lo largo de la vida de las mujeres y que esta crisis devela una vez más las desigualdades de una sociedad con estructuras androcéntrica, patriarcal y misógino con la violencia hacia las mujeres, la feminización de la pobreza y la crisis de los cuidados.

Una olla que llega a ser una olla común en el mundo popular y que en su exclusión, marginalidad y segregación es capaz de generar prácticas sociales de sobrevivencia y de articulación social.

Una estrategia de subsistencia ante la precariedad y la amenaza de la crisis económica que también es transformadora y generadora de oportunidades, porque ellas las mujeres ejercen un rol como actoras claves en la organización y participación social en función de las medidas que conlleva esta emergencia sanitaria y sus consecuencias. Mujeres en resistencia y contención social ante las políticas de ayuda por parte del estado.

Ollas comunes, el resurgimiento del sentido comunitario para enfrentar una crisis que golpea al Chile más pobre, levantando estos espacios de organización de base social que alimentan la sobrevivencia desde la autogestión y la solidaridad colectiva y popular ante la necesidad que generan iniciativas y que Clarisa Hardy refleja en su libro “Hambre + Dignidad = Ollas Comunes” Descargar

Olla común una respuesta para seguir sobreviviendo y enfrentar directamente el problema en lo que algunos definen como la “pandemia del hambre” en el escenario de esta crisis por COVID-19 que elevó el desempleo en Chile hasta el 9 % en el primer trimestre de 2020, su mayor cifra en una década y una economía que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe estima que caerá un 4 % este año y que la pobreza podría aumentar hasta el 13,7 % y donde las mujeres se encuentran en una situación particularmente vulnerable al contar con una inserción laboral en condiciones de mayor precariedad y una mayor representación en el trabajo informal.

Una olla y común que en estos contextos puede ser el símbolo del sabor del hambre y la pobreza y que pone en tela de juicio la organización misma de la sociedad. Sin embargo, “lo que por sabido se calla, por callado se olvida”.

¡Oh, olla de mis amores! y de mis sabores.