Profesores disidentes #parodocente: “Sin las bases no se puede hablar de acuerdo con el Mineduc”

En conversación con Radio Universidad de Chile, Mario Aguilar, secretario del Colegio y disidente a la dirigencia nacional, asegura que seguirán ejerciendo presión para alcanzar mejoras reales en las demandas docentes.

Imagen de Radio U. de Chile
623 Lecturas
22 de Noviembre, 2014 06:11

En día de movilización nacional, y luego de una extensa jornada de negociaciones, donde se llegó a un acuerdo entre la mesa del Colegio de Profesores y el Ministerio de Educación respecto de la denominada Agenda Corta, los profesores a lo largo del país insisten que el protocolo debe ser ratificado por las bases del Magisterio.

Sobre los alcances concretos y, también, los políticos, Patricio López conversó con Mario Aguilar (miembro de la disidencia del gremio). En Radio Universidad de Chile, el profesor precisó que aún no se puede hablar de acuerdo, solamente una declaración, porque ahora hay que consultarlo a las bases, situación la disidencia va a defender con fuerza para que se respete.

“La respuesta del Ministerio es únicamente gracias a la presión de las bases, por eso ahora tenemos que exigir que esto sea resuelto por los profesores en su conjunto. Para mí, el acuerdo tiene algunos avances al compararlo con el documento que Jaime Gajardo firmó en conjunto con la subsecretaria Valentina Quiroga, lo que originó toda esta movilización. Hay avances, pero son los profesores quienes tenemos que decir si esto nos parece suficiente o no”.

mario-aguilar-1

Mario Aguilar

¿Cómo orientaría a los profesores que lo apoyan sobre cómo votar esta propuesta?

Los profesores deben orientar a sus dirigentes. Más allá de eso, creo que el movimiento conquistó progresos en relación a los cinco puntos. Efectivamente, tendríamos titularidad para los profesores a contrata; tratamiento de la deuda histórica y se forma una comisión para ver apoyo laboral, pero debemos ver qué profundidad y qué garantías tienen cada uno de esos avances, porque el profesorado tiene desconfianza de estos acuerdos con letra chica, de compromisos que a veces se firman y no se cumplen. Por todo ello, ahora, corresponde revisar con mucho detalle el documento, revisar qué alcance tiene cada una de las palabras que ahí están y, sobre esa base, decidir en una consulta.

Es momento entonces de revisar con mucha profundidad, siempre entendiendo que todo lo que se ha ganado ha sido únicamente por la movilización de los colegas, que no es producto de una mesa negociadora, porque el gobierno ya lo había dado por cerrado cuando se firmó ese acuerdo con Gajardo que a los tres días se invalidó. En consecuencia, ahora hay otro documento, que tiene muchos más puntos, quiere decir que es conquista del movimiento y no de quienes negociaron.

Existen dos demandas añosas desde el profesorado, el fin del agobio laboral y la deuda histórica, para estos dos casos se plantea una comisión, ¿cómo hay que instalar esta instancia de modo que dé garantías de que se logrará un acuerdo?

La única garantía es un gremio movilizado, ya está visto que las autoridades solo dan respuestas cuando la gente sale a la calle, esa es nuestra única garantía: mantenernos críticos, deliberantes, pensantes y eso es lo que vamos a exigir, independiente de cómo siga esta discusión puntual, porque vienen temas muy importantes como Carrera Docente, Desmunicipalización, Reforma Educacional y nosotros tenemos que incidir. Eso no pasa sentándose en los palacios, tomando café con parlamentarios o reuniéndose con los partidos políticos, se incide con fuerza de movilización, eso es lo que hemos demostrado como gremio. Si hoy nos tienen que dar respuestas más concretas es porque estamos movilizados.

En los últimos días ha habido críticas bastante duras de Bárbara Figueroa (presidenta de la CUT) sobre la movilización. Ella ha sostenido que es inorgánica y, en ocasiones, violenta. Más allá de la declaración, ¿Cuál es su impresión sobre el modo que la actual conducción del Colegio ha entendido la movilización de los profesores de base?

Yo encuentro lamentable las declaraciones de Bárbara Figueroa porque le ha faltado el respeto a los profesores. Cuando un profesorado, desde sus asambleas, se levanta, delibera, reflexiona y toma sus decisiones, es una buena noticia. Eso nos debería motivar como dirigentes.

Lo que pasa es que a algunos les acomoda un gremio manso, pasivo, que no discute, donde los dirigentes pueden resolver todo entre cuatro paredes, porque eso les gusta, pero yo no pienso así, es excelente este gremio crítico, que presiona, que exige a su dirigencia estar a la altura de las circunstancias. Por todo eso, creo que es lamentable y deplorable las declaraciones de Bárbara Figueroa, porque ataca a sus propios colegas. No entiendo cuál es el sentido de sus palabras. Lo único que me queda pensar es que lo dijo en un momento de ofuscación y que reflexionando llegue a pedir disculpas.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.