Bancos Fusionados: Grandes Desórdenes y Clientes Perjudicados

Bancos Fusionados: Grandes Desórdenes y Clientes Perjudicados

17 Febrero 2008
En estos últimos meses se han fusionado algunos bancos o están cambiando de dueño. El Banco del Desarrollo es uno. El CITIBANK es otro que se fusionará con el Chile y el Edwards.
José Martínez F... >
authenticated user

Hoy Chile está viviendo fusiones bancarias. Y con ellas se producen verdaderos mares de desorden. Es que el cliente que trataba con una funcionaria, por ejemplo, se encuentra con que esa señora ya no está, y que la nueva dama no tiene idea de qué trataba el cliente con la anterior trabajadora.
Entonces Ud. tiene que partir de cero. Llamar diez veces al día, mandar varios
fax, para lograr "enchufarse" con la funcionaria que puede ver su caso. El asunto es que eso tiene que hacerlo por varios días, por semanas e incluso puede llegar a un mes o más.
Si Ud. sabe matemática básica deducirá que en ese tiempo ya ha gastado algunos miles de pesos, y que la paciencia se le empieza a agotar. ¡Más que eso!: que los nervios ya se lo comen. Y al mostrar Ud. esa molestia la bendita funcionaria se enfurece diciendo que está haciendo lo más que puede y lo "tira" a otro funcionario, para que vuelva a partir de cero.
Quizás en ellas (o ellos) esté reflejada la neurosis que es típica de los capitalinos; en especial, a partir del Transantiago.
En el intertanto, además, se le informa que faltan papeles; papeles que ellos debían tener. Entonces a rebobinar: vuelta a la Notaría, vuelta al Conservador de Bienes Raíces. A sacar los papeles extraviados. Ellos cuestan miles de pesos más gastos de envío, más la locomoción, más todo su tiempo. ¿Paga el Banco? No, señores, paga Moya. Es decir: pagamos nosotros.
En el intertanto la funcionaria o el funcionario no pierden nada. Con magníficos
sueldos se ríen de nosotros. Mientras Ud. se ha dedicado a intentar solucionar su problema (un mes o más, como dije) teniendo que gastar su dinero y su tiempo, la funcionaria, sacrificada ella, ha trabajado lo mismo, a diferencia que por ese tiempo está bien pagada.
¿Qué hacer con tanto afán personal si el Banco no responde por sus errores? Conversaba el tema con mi ilustrado amigo Carlos Vera Cáceres y dimos en el clavo.
Hay que hablar con esos abogados que se dedican a defender los casos difíciles y que suelen trabajar a tanto por ciento sobre juicio ganado como el caso del abogado Raúl Meza. Sí, el mismo que demandó a la francesa de los quesitos.
Como Raúl Meza hay un pequeño grupo de inteligentes abogados que se ponen la mano al corazón cuando una persona se enfrenta a un monstruo similar a un Banco.
Las recientes fusiones bancarias en Chile han provocado un caos y no son los Bancos, ni los empleados bancarios los que pierden. Es Ud. y yo.
¡A Denunciar estos Hechos, Amigos!
Hay varios medios de comunicación, hay abogados (pocos) honestos, hay varias otras formas de denunciar. Yo lo he hecho algunas veces imprimiendo una hoja con un tiraje de mil copias. Las he llevado a los mismos tramitadores y se las he entregado a su público, día a día, con paciencia. Tiene un efecto: por ejemplo en la Oficina de Estación Central de BancoEstado dos funcionarios fueron cambiados de puestos y su Agente trasladado a otra sucursal. Y todo
por mi hojita-denuncia. Un mal dentista, al que acusé al Colegio suyo, se fue a provincia.
Uno más reciente y con mayor logro es el que hace el hombre del cartel. Hay que hacer un cartel e irse a parar a las puertas del Banco del Desarrollo, del Citibank o de cualquier otro, y que lo vean todos los usuarios del Banco.
Los usuarios son inteligentes y al ver ello se empiezan a preguntar qué pasa con
"mi banco". Y hostigar durante días en el mismo lugar hasta que aparezca "la tele" y Ud. o yo nos convirtamos en un nuevo hombre del cartel. Y Chile entero sepa la rabia que se siente cuando un funcionario o funcionaria lo tramita cuánto quiere.
FOTO