Hacer un comentario

De Política, Empoderamiento y Paridad

21 Agosto 2007
“Cuando una mujer llega sola a la política, cambia la mujer; cuando muchas mujeres llegan a la política, cambia la política” - Michelle Bachelet.
Claudia Ramos >
authenticated user Corresponsal

tacones.jpgChile es uno de los pocos países que cuenta con una Mujer en el cargo de jefa de gobierno o primera mandataria. Siendo un cambio de paradigma y reflejo esencial de la actual situación sociocultural del país, el triunfo de una mujer en las últimas elecciones presidenciales realizadas.

Según el informe de Competitividad Mundial 2006-2007, del Foro Económico Mundial, “Chile ocupa el lugar 110 (de 125 países) en cuanto al acceso de mujeres a cargos importantes, y el lugar 68 con respecto a su participación parlamentaria.” Teniendo en consideración que hoy en el parlamento, son sólo dos las mujeres que ocupan cargos públicos.

Con motivo de esto, surgió en la agenda gubernamental la iniciativa de elaborar medidas y propuestas de ley que incentiven a que los partidos presenten candidatas mujeres con un cierto número determinado. Dicha acción modificaría las leyes de Votaciones Populares y de Partidos Políticos, generando nuevas exigencias y reglas en el juego de las elecciones en nuestro país.

Pero más allá de la notable intención de la presidenta por desplegar la paridad y el reconocimiento de las mujeres como tal, en el ejercicio de roles políticos, me llama profundamente la atención que en pleno siglo XXI, tengamos que legislar, necesariamente para que las mujeres de Chile puedan ser consideradas y tomadas con mayor seriedad al momento de postular a cargos públicos o participar activamente en política. Hasta donde tengo entendido, en Chile, son mayoría, las mujeres que se declaran jefas de hogar, son las mismas, aquellas que han encabezado movimientos ciudadanos, políticos e incluso resistencia ante violaciones de derechos humanos, etc.

Siendo este el paisaje, me surge la pregunta ¿Qué hemos hecho mal? Para “no ser consideradas” como pares dentro de la clase política, a lo largo de nuestra historia, ¿Es que acaso “los altos índices de machismo” elaborados por variados centros de estudios dicen relación con algunos de los puntos mencionados anteriormente?

Sea así o no, lo relevante de esta conversación radica en la responsabilidad propia y compromiso con que las mujeres en Chile nos tomemos espacios y nuevos roles en la clase política. Con esto no quiero anular la “existencia del machismo”, mucho menos anular la propuesta presidencial de la mandataria, pero lo que si deseo recalcar es que esta responsabilidad se halla directamente en nosotras las mujeres, y más allá de leyes, preferencias o facilidades, es nuestra actitud, empoderamiento y fortaleza para enfrentar nuevos desafíos en este territorio, habitado principalmente por hombres, lo que nos entregara un posicionamiento y participación deseada.

Por último y como reflexión final…algunas palabras de nuestra mandataria queme hacen sentido: “Cuando una mujer llega sola a la política, cambia la mujer; cuando muchas mujeres llegan a la política, cambia la política”entendiendo que mujeres y hombres habitamos esta sociedad y nos necesitamos los [email protected] a los [email protected]


FOTO: ricardocarrasco
Martes 21 de Agosto de 2007

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.