Hacer un comentario

¿Cómo se puede replicar la revolución chilena en el resto del mundo?

04 Noviembre 2019

Los muros caen, cayeron las instituciones. La única certeza es nuestra fuerza.

Veronica Grunewald >
authenticated user Corresponsal

El modelo chileno es el modelo del mundo.

La historia de la población chilena que despertó luego de 46 años de un asfixiante y tortuoso modelo económico, que exprimió a los menos afortunados, embobados con el discurso de la reconstruccion del país y luego con el desarrollo.

Nos transformamos en "patipelados" (como dijo la senadora Jacqueline Van Rysselberghe).

Hoy, el pueblo está compuesto por los "patipelados" y también por los indios, a quienes disparan sólo por gusto, a quienes roban sus aguas y sus tierras.

Ese pueblo compuesto también por los negros, a quienes el mundo desarrollado miró como bestias esclavizándolos.

Ese pueblo que despertó, está compuesto también por las nanas que van sobre un bus (o sobre 2 o sobre 3), por horas para ir a cuidar a los hijos de otros que la miran con sospecha cada vez que se les pierde algo. Las nanas que duermen apenas y dejan a sus propios hijos solos, encerrados a merced de delincuentes, porque la policía protege a los ricos.

El pueblo que despertó también está compuesto por los profesores,  a quienes se le exigen milagros,  sin ofrecer ofrecerles los medios adecuados y se les paga mal.

En este pueblo no puede faltar doña Juanita y el conserje.

Todos despertaron.

Y si despertó Chile, tiene que despertar el mundo pobre, que es mayoría.

Sí, la revolución chilena reúne el cansancio del mundo.

No son sus $30.

Son las pensiones ajustadas a una esperanza de vida que supera los 100 años; escandalosa y artificial para pagarnos poco.

Es la educación de pésima calidad que ofrecen las escuelas públicas.

Es el bajo salario que recibe la mayoría que, a su vez, paga precios de servicios como si viviera en Europa.

El enojo de los chilenos reúne el enojo del mundo.

Por el maltrato a la mujer, por el castigo sólo por ser mujer.

Sueldos inferiores, espacios restringidos, normalizacion del abuso.

Estamos enojados, como Greta.

El enojo convoca el enojo del mundo.

Porque ya no somos dueños de nuestras semillas, se han apropiado de nuestro patrimonio biológico: ahora tenemos que comprar las semillas si queremos cultivar, si tenemos la suerte de encontrar una tierra que no esté contaminada, si tenemos la suerte de encontrar agua.

El enojo de Chile es el enojo del mundo que se ha visto segregado, abusado y explotado.

Los muros caen, cayeron las instituciones. La única certeza es nuestra fuerza.

Convocados, el modelo chileno, el nuevo, el de la revolución, puede ser replicado en todo el mundo.

Ver también: El ajedrez del Presidente Piñera

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

Código de seguridad
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.