Mundos vivos y eternos

Imagen de Ada Angélica Rivas
1,459 Lecturas
27 de Julio, 2011 13:07

FOTOS 1, 2, 3 y 4

Un bosque de árboles de plátanos es el reducto verde que convoca a alojarse un momento a su lado, para sentir como fluye la vida bajo ellos. Es el primer regalo que recibimos en el centro del jardín del Museo Universidad de Tarapacá San Miguel de Azapa, cuidado y protegido por don José Linares. Luego aparecen ellas, las Africanas, unas flores que llaman la atención por su tamaño y su forma, cerca se ubican las piedras horadadas que guardan aún la humedad de la noche en sus concavidades pétreas. Subiendo una escalera, la hermosa pared es el indicio de la cita al interior de la Sala Chinchorro.

FOTOS  5, 6, 7 y 8

Las mascarillas en pátinas de barro asombran por la tecnología utilizada en el rito mortuorio de los Chinchorros, hace más de ocho mil años, casi a propósito, como una fotografía en colores negros y rojos, para que nunca nos olvidemos de nuestra mortalidad. Las estatuillas representando infantes o las vestimentas de fibras vegetales en colores ocres, como atardeceres encendidos, no dejan a nadie indiferente. Mientras que las cuerdas de las herramientas de pesca y caza están sobreviviendo al tiempo, pues su deber es contar la historia milenaria.

FOTOS 9, 10,11 y 12

Una bolsa de tejidos vegetales fue parte de los instrumentos usados por los Chinchorros para almacenar sus alimentos cogidos del mar. Bella y de perfecto tejido. ¿Qué manos habrán dedicado su calor para darle forma a esta bolsa? ¿Quién habrá estado una tarde solitaria o acompañada tejiendo hasta dejarla lista para su uso? Las puntas de flecha son parte de los quehaceres de los habitantes de esta cultura, que dejó demasiados vestigios para mostrar su riqueza y sencillez. Su dignidad y creatividad. Su preocupación por ornamentarse. La de los hombres Chinchorro, que no querían pasar inadvertidos. El collar de conchas aún brilla tras el cristal. ¿Qué muchacho lo habrá portado? ¿Cómo brillaron sus ojos el día que se lo puso?

Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Mundos vivos y eternos
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.