Es el Carnaval, la fiesta de la fertilidad... de la transformación

Es el Carnaval, la fiesta de la fertilidad... de la transformación

24 Febrero 2019

Del Agro al Carnaval, una historia que se cultiva durante todo el año.

Patricio Barrio... >
authenticated user Corresponsal

Una de las cosas que me gusta mucho hacer en Arica es ir al terminal agropecuario, al Agro… y no sólo a comprar. Me gustan los colores, los olores, los sabores de los productos. Me gusta la gente que va a buscar lo sano, lo propio. Pero me gustan más quienes venden, hombres y mujeres, por el poder de transformación que tienen.

Durante todo el año están allí, ofreciendo sus productos, esos que cuidaron meses y meses, entierrados, las manos partidas, las uñas embarradas, los ojos empolvados… llegando antes que el mismo sol diga que comenzó una nueva jornada. Todo el año, no hay tiempo para otra cosa.

Pero sí hay un tiempo…

Desaparecen los rostros curtidos, las manos sucias, las uñas con tierra, las polleras opacas, los pantalones desgarrados. Son otros los ojos, son otras las bocas (o son los mismos y nunca los vimos). Y la pollera brilla en sus vueltas que marean, y la blusa se abre permitiendo descubrir el inicio de esos pechos que guardan la caja challera, y las manos masculinas lucen anillos brillantes, como el sol como la luna, y sus zapatos relampaguean como en las noches lluviosas y los bajos vientres se llenan de deseos ansiosos de correr como ñandúes, como alpacas.

Es el Carnaval, la fiesta de la fertilidad, de la carne, de la trascendencia, de la belleza, del coqueteo, del amor… de la transformación.

Es un espectáculo verlas y verlos bailando, ya no venden papas, zapallos, choclos, tomates… ahora están soñando, vuelven a ser mallkus y t’allas… vuelven a volar con su música, esa aprendida del seren uywiri.

Ver también:

Fraternidad y transversalidad: Todos los colores políticos fueron parte del Carnaval de Arica

Y salió "humo blanco" con el afiche del Carnaval de Arica