Ministra Claudia Barattini: “Hemos desperdiciado la enorme cultura de los pueblos originarios”

Ministra Claudia Barattini: “Hemos desperdiciado la enorme cultura de los pueblos originarios”

12 Julio 2014

La secretaria de Estado aseguró que la próxima institucionalidad de la cultura escuchará la voz de la ciudadanía para no cometer los mismos errores del pasado.

Radio U. de Chile >
authenticated user

Conforme se mostraba la ministra Claudia Barattini, luego de entregar a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados los resultados de la Consulta Ciudadana “Tu Voz Crea Cultura” que se realizó durante los meses de abril y mayo en las 15 regiones del país.

En aquel informe se detalla la preocupación que tiene la gente en torno al patrimonio, las industrias culturales, los fondos concursables y la centralización de las artes, entre otros temas. Materias que serán parte del diseño de la indicación sustitutiva “para el nuevo ministerio de la Cultura, las artes y el patrimonio”, dice la secretaria de Estado.

“Decidimos hacer esta consulta porque el déficit en participación era una de las mayores críticas que tuvo el proyecto de ley que hoy yace en el parlamento y que presentó el gobierno pasado”, afirma. Para complementarla “también abrimos una consulta en la página web, y ahora estamos con una consulta con los pueblos originarios sobre el mismo tema”.

A todo ello se suma una consulta a los mismos trabajadores del Consejo de la Cultura y las Artes.

¿Cuál es la importancia de la participación en el CNCA?

Para el Consejo de la Cultura es relevante generar políticas en la materia a través de la participación ciudadana. Es un desafío fundamental, porque no es posible pensar las políticas culturales y una institucionalidad solo a partir del debate parlamentario, o de un ministro. Lo fundamental es que la ciudadanía se sienta interpretada con el diseño del nuevo ministerio.

En términos simples ¿Cuál es la diferencia entre el CNCA y el próximo ministerio?

La diferencia es que este es un Consejo en el que sólo su tiene rango ministerial. Con el proyecto esta institución se convertirá en un ministerio propiamente tal, y adquirirá la misma calificación y dignidad que el resto de los ministerios del Estado de Chile.

Será una institucionalidad que reordenará competencias que hoy están diseminadas en distintos aparatos del Estado, como es el tema patrimonial. Hoy el CNCA no tiene competencias en temas de patrimonio material, solo en el inmaterial, lo que es una dicotomía absurda, pues aquellas competencias están en el ministerio de Educación, en la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos y en el Consejo de Monumentos Nacionales.

¿Habrá mayor participación local?

Esperamos que sea un ministerio que no sólo aborde la creación artística, sino también la cultura en sus aspectos más amplios. La cultura entendida no solo como las artes, sino también como la cultura de los pueblos originarios, las culturas locales, la diversidad cultural, porque la cultura tiene que ver con nuestra memoria, nuestra historia y con cómo nos concebimos nosotros mismos.

Los resultados de la consulta manifiesta que la ciudadanía quiere descentralizar el arte y una televisión pública con mayor cultura. ¿Cómo integrarán todas las solicitudes al futuro ministro?

Esto es una consulta importante, pero que sigue abierta hasta que no se presente el proyecto de ley, por eso estamos tratando de hacernos cargos de estos temas. Es imposible pensar políticas culturales centralizadas y sin diálogo con los territorios.

En cuanto a la televisión, los medios de comunicación tienen que abordar su responsabilidad en el rol que tienen en la sociedad, que es, quizás, el principal formador cultural en Chile. En ese sentido la nueva ley de televisión digital abrirá la oferta. De todas maneras, nosotros continuaremos con el proyecto del Gobierno de tener un canal público cultural.

También se quiere diferenciar entre arte y mercado y agregar nuevas formas de financiamiento, a parte del Fondart.

Lo que se está analizando es el conjunto de lo que salió en la consulta, pero en los procesos participativos salen muchos temas que no, necesariamente, quedan en la ley. No sé si podremos incorporarlas todas en el proyecto de ley, pues no se puede pensar en políticas culturales iguales a todo el país.

Sin embargo, en relación público y privada de financiamiento, requerimos tener capacidad no sólo para dialogar con la sociedad civil, sino también con las empresas, porque es imposible pensar esto sólo desde el Estado. Hay que ser estratégico en el arte.

¿Qué es lo que esperan recabar de la consulta indígena?

Esperamos hacer cambios radicales en este tipo de mecanismos. Lo que presentamos en la Cámara de Diputados incluye la demanda ciudadana por concebir las políticas culturales con énfasis en la multiculturalidad, y nosotros lo vamos a acoger, porque efectivamente Chile es un país diverso que se ha formado con el aporte de cosmovisiones culturales distintas y hemos desperdiciado la enorme cultura de los pueblos originarios.

¿Se espera reconocer su aporte?

Chile tiene más de 200 años y en él viven y vivieron pueblos originarios muy ricos en su formación cultural y del cual el Estado tiene un déficit en su reconocimiento y en el aporte que estas culturas han hecho. El país se ha perdido una idea de identidad cultural más enfática en este tiempo.

Nosotros creemos que hay que reparar el olvido al que los hemos mantenido y abrir un proceso no sólo de diálogo con los pueblos originarios, sino que entender somos un país multicultural y que esto es un gran valor para la convivencia, la democracia y la nación que estamos construyendo.