Relatos Ucrónicos: Biodistopía #4

Relatos Ucrónicos: Biodistopía #4

22 Septiembre 2020

"... Sólo nosotros sabemos estar tan distantemente juntos...". Julio Cortazar.

Sebastián Lucero >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

“¡Atención//Atención//Atención!

Desde éste momento todos los precios subirán media jornada tributaria, de acuerdo al nuevo contrato de producción asociada, se reforman todos los procesos y sus costes, descontando 5 días a todos los funcionales para poder saldar nuestros costos iniciales, no se preocupen, para eso Farmagob les aportará  con un 25% de descuento en Conformín. Ta! ta!”

Nico e Ian compartieron sus ideas a Nissa sobre el árbol autosuficiente y cómo podría ser el inicio de una batalla por la atención de las masas.

- ¿...Un arma simbólica?

- ...Así es, si plantamos éste árbol en la cúspide del antiguo edificio Empresarial, rodeado de los hologramas y comerciales, la gente se detendrá por un instante, y al menos por ese tiempo le daremos algo real…

- ¿Pero… para qué la gente querría manzanas?

- La manzana, no hace mucho era un alimento, pero también simbolizaba conocimiento, puedes arrojarla como si fuese una piedra o aprender de ella, ver sus colores, sentir su aroma, morderla…

- Me gusta que pueda ser más de una cosa...

- Lo que quiere decir mi compañero aquí, es que todos tenemos un tesoro rico en experiencias, incluso a nivel celular, Ian cree que podemos re-activar a los funcionales detonando la manzana como una bomba de memorias emotivas – Agrega Nico.

- ¿Quieren formatear la ciudad?

- Despertarlos…

- Pero…¿Cómo consiguieron ese árbol?

- Todo a su tiempo,  Lo interesante de éste árbol es que da manzanas muy rápido, cada 1 hora se llena; Nissa, no te preocupes, tenemos la tecnología apropiada para eso, pero necesitamos que nos cubran para poder subir… Sabemos que has sido una espía, conocemos tus métodos, quedamos sorprendidos con tu poder de persuasión y disfraz...

 -Toda una actriz Nis– Apoya Nico.

///////////////////////////////////

///

//Aa///

////Aa///

Aux////

/////

//

¡Auxilio!////

////

///////////////////////////

Un ruido desgarrador vino desde la máquina transmisora

 - ¡Pol! ¡¿De dónde vino esa señal?!

- ¡La estoy rastreando!

- Su voz me dio escalofríos- Agrega Nico.

- No…Debe haber un error… Los cálculos me dicen que la señal salió desde aquí.

 

- ¡Alto ahí! -Grita Enaro afuera de la muralla

 

Pol, Nico e Ian quedan atentos esperando a Enaro, mientras que Nissa cabizbaja no puede quitarse de la cabeza aquella voz de socorro, aún con la mirada en su recuerdo, aprieta su puño, levanta la vista en el momento en que se abre la muralla dejando ver a un grupo de personas... Un anciano, un niño y una mujer que cae herida.

 

Mientras todos corren a socorrer a las personas, Ian se queda atrás y va hacia la máquina transmisora para anotar el código de la señal.

 

- Llévenla a la mi cama- dice Nissa

- ¿Cómo sobrevivieron allá afuera?- Pregunta Nico

- Gracias por aceptarnos, he estado deambulando semanas, buscando qué comer entre las sombras, hasta que un día este niño apareció con ella herida, tenían algo de comida y yo estaba hambriento, el niño dijo que sabía dónde podría haber más y desde entonces lo hemos seguido…

- Mmm ¿Cómo saben de éste lugar?

- Mi papá me contaba historias cuando vivíamos en la superficie, fantasías para dormir… pero cuando Security se lo llevó al despedirse me dijo que todo era real… lo seguí hasta donde pude y vi la entrada oscura pero hubo un apagón y no pude avanzar…

- ¿Crees que tu papá siga con vida?

- ¡Tiene que estar vivo!

- Vengan vamos a darles algo para comer, Enaro acompañalos – Dirige Nissa

 

El anciano, El niño, Enaro y Nico van hacia el fogón central, mientras Ian escribe…

 

- Espérenme, también tengo hambre- Dice Ian al cerrar su libreta.

- Abuelo quizás tú puedas hablarnos de estos libros, aquí tenemos muchos apilados a Enaro le gustaría saber más sobre ellos – dice Enaro.

 

Al costado del fogón central hay varios libros apilados, hojas sueltas, algunos quemados, varios sin nombres, y algunos tachados, como si les hubiesen prohibido comunicar…

 

“ ...Sólo nosotros sabemos estar tan distantemente juntos...” - lee Nico

 

- Eso lo recuerdo, es muy antiguo… en la superficie nos veía así… la rayuela de la vida, pero que nunca avanza, te toque lo que te toque siempre vamos hacia atrás- Explica El anciano.

 

“… Aquí la gente se olvidó del nombre de los cerros...” - lee Enaro

- Ah, un clásico local, en la biblioteca lo pedían harto… el gran Pedro Pablo Humire… ¿qué iban a hacer con todos estos libros?- Continúa.

- Nissa encontró varios explorando en las sombras, necesitábamos fuego para comer y tener luz – Explica Enaro

- Ya veo, quizás podamos sólo quemar los folletos de Security, son altamente inflamables…

- Por cierto, ¿Cuál es tu nombre anciano? ¿Y del niño?… debo registrarlos – Interrumpe Ian

- Celestino Humire es mi nombre, soy hombre de tierra y de libros, mi tradición es la de todos…

- ¿Y el niño?

- El niño… mmmm… ¿el niño?

-¿Dónde está el niño?

- <<<¿Dónde está?>>>

.

.

.