Algunos ya cambiamos el switch

Algunos ya cambiamos el switch

16 Abril 2021
La sustentabilidad económica, medioambiental y social de las empresas es fundamental; la conexión con el entorno, el cuidado de los recursos y la valoración de todas las personas es la tendencia que está llevando a las empresas a un mayor y mejor crecimiento.
Corresponsal Re... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado
emprendimiento, Nueva Economía, pymes, Sistema B. Foto: Unsplash

Por Michelle Senerman, Directora Ejecutiva de Desafío 10x

Que los empresarios tengamos mayor conciencia de nuestro entorno se nos viene pidiendo desde hace años. Las brechas sociales manifiestas en Chile han polarizado de tal forma nuestra sociedad, que han puesto a un grupo en el rol de villanos y al otro en el de víctimas. Con la propuesta de Gabriel Boric de integrar participación de trabajadores en los directorios y propiciar la paridad en ellos ha surgido nuevamente este debate, como si la voluntad de los empresarios fuera el hacer oídos sordos a la crisis social que explotó en nuestro país hace poco más de un año.

Polémico ha sido el estudio desarrollado por el COES, que se dio a conocer por estos días, sobre la desconexión de la elite económica con la ciudadanía, donde sólo el 28% de los encuestados de este grupo están de acuerdo con la idea de una mayor igualdad salarial, mientras que el 42% prefiere que aumente la diferencia de ingresos como incentivo al esfuerzo individual. Y desde Desafío 10x creemos que esta mentalidad ya no es la apropiada en esta época. 

Hoy en día la sustentabilidad económica, medioambiental y social de las empresas es fundamental; la conexión con el entorno, el cuidado de los recursos y la valoración de todas las personas es la tendencia que está llevando a las empresas a un mayor y mejor crecimiento. Las cotizaciones en bolsa de empresas con mejor registro de criterios ESG tienen retornos más altos y los inversionistas las prefieren por su estabilidad a largo plazo, ya que no corren riesgos de conflictos con la comunidad o incidentes ambientales.

En Chile ya somos muchos los emprendedores y empresarios que cambiamos esta mentalidad. El 2011 llegó Sistema B al país y se comenzó a certificar empresas. Tenemos que cumplir con una serie de exigentes requisitos de impacto positivo en los ámbitos financiero, social y ambiental. Hoy en día, de las 680 empresas B de Latinoamérica, 177 somos chilenas, siendo el país líder de la región.

Por otro lado, existen iniciativas como el G100, una corporación que agrupa a emprendedores y empresarios que buscan apoyar a nuevos y pequeños emprendedores con mentorías, visibilidad y financiamiento para fomentar la activación económica. En Chile hay mucho talento y buenas ideas, pero faltan oportunidades y muchos empresarios queremos compartir esas oportunidades que benefician a todo el país.

También existe la iniciativa Desafío 10x. A través de ella proponemos a las empresas reducir las brechas salariales existentes. Creemos que el ecosistema interno de una empresa es fiel reflejo de lo que sucede en nuestra sociedad, y cuando existen distancias tan grandes entre los sueldos de los altos cargos y el resto de trabajadores, las brechas se manifiestan en distancias emocionales.

Hoy ya somos más de 1.600 las empresas de todas regiones comprometidas con el Desafío 10x a pagar un sueldo mínimo de 22UF y reducir la diferencia entre el sueldo más alto y el más bajo a un máximo de 10 veces. Y se puede. Hay que acomodar algunos presupuestos y reducir gastos que no se reflejen en los colaboradores, que son quienes aportan valor a la empresa.

Cada vez se está generando más conciencia en Chile sobre sustentabilidad, equidad e igualdad de oportunidades. Hasta ahora, 688 instituciones y más de 1.800 personas naturales han adherido a la Declaración de Reactivación Sostenible que propone que la recuperación económica tras la pandemia sea llevada a cabo de forma sostenible, resiliente y concordante con los compromisos climáticos del Acuerdo de París.

Aunque según el estudio del COES el 70% de la elite económica cree que el mercado funciona muy bien en Chile, somos cada vez más los que queremos perfeccionarlo. Desde mi trabajo personal en nuestra consultora de sustentabilidad, lo vemos día a día. Cada vez son más las empresas que acuden a nosotras con el interés de mejorar sus procesos y entrar en la ruta de la construcción de un Chile más equitativo, seguro, limpio y exitoso.