Educación Financiera: El crecimiento económico, la inflación y el desempleo

Educación Financiera: El crecimiento económico, la inflación y el desempleo

16 Septiembre 2013
El crecimiento económico, la inflación y el desempleo son fenómenos económicos, para ser más preciso macroeconómicos, íntimamente relacionados, interdependientes e interactuantes, y en donde la evolución de uno afecta a los otros dos y viceversa.
Luis Álvarez >
authenticated user

El crecimiento económico de un país es medido por el Producto Interno Bruto o PIB, indicador que cuantifica en US$ el volumen total de bienes y servicios producidos en un país en un periodo determinado de tiempo, normalmente un año.

Una economía que crece es un país que en términos comprados experimenta un incremento en su producción total año a año, para nuestro país un crecimiento proyectado del 4,5% para el 2013, debería así también experimentar aumentos en las rentas de la empresas y en el ingreso de los habitantes, provocando ello disminución en el desempleo y consecuentemente mejoras en el nivel y calidad de vida de los ciudadanos, así también debería experimentar crecimiento en la inversión de las empresas, pues mejoran las expectativas empresariales, ver mejoras en el bienestar social pues el Estado debería ver incrementada su recaudación fiscal vía el mayor pago de impuestos y, en término país, debería ver aumentar la Renta Per cápita.

La inflación, para nuestro país del 2,5% proyectada al cierre 2013, y que técnicamente significa alza sostenida y permanente en los precios de los productos, se produce normalmente por un ajuste de mercado provocado por un exceso de demanda o una caída de la producción. Entonces, si la producción del país cae, ello provocará bajas tasas de crecimiento económico y situaciones en dirección contraria a lo que señalamos en el párrafo anterior, como por ejemploaumento del desempleo, empeoramiento en la distribución de los ingresos y hasta incluso caídas sostenidas de la inversión privada.

El desempleo, a Julio de 2013 del 5,75%, considerado el problema económico más grave desde un punto de vista social, opera en dirección opuesta al crecimiento, por lo que se espera que, en períodos en que la economía crece, el desempleo disminuya.

En los últimos meses del presente año, en Chile el crecimiento económico ha dado muestras claras de desaceleración con una expansión del PIB que, para algunos, llegaría solo al 4,5% estimado para el 2013. Como señaló un economista días atrás, “se acabó el veranito San Juan para Chile”, pues se están viendo señales de leves caídas en la producción nacional y con ello quizás efectos negativos en el empleo.

Por el lado de la inflación, la depreciación del peso chileno, es decir el encarecimiento del dólar o el aumento del valor de cada dólar expresado en pesos (los productos importados son cada día mas caros) y el aumento en precio de combustibles hacen temer la inflación aumente ya terminado el año.

Como se puede observar, el crecimiento económico, la inflación y el desempleo son fenómenos económicos, para ser más preciso macroeconómicos, íntimamente relacionados, interdependientes e interactuantes, y en donde la evolución de uno afecta a los otros dos y viceversa. He ahí la importancia de cada uno de ellos, el por qué observamos periódicamente su evolución, pues son fenómenos que afectan directamente a las empresas, personas y familias y con efectos netos en la calidad de vida de los ciudadanos.