Opinión: Promociones y ofertas

Opinión: Promociones y ofertas

29 Julio 2014
Frente a cualquier promoción u oferta los consumidores tienen derecho a recibir claramente la información sobre las bases y el tiempo de duración, así como las condiciones y restricciones relevantes.
Rosa Cortez Con... >
authenticated user Corresponsal

Es natural que muchos consumidores se “tienten” cuando ven una oferta que les resulta conveniente para su bolsillo.

Por su parte, las empresas suelen ofrecer promociones dirigidas a sus clientes, por ejemplo, poder adquirir productos o servicios mediante la acumulación de puntos o descuentos especiales por poseer la tarjeta.

En este sentido, es importante recordar que los consumidores tienen derecho a  recibir información veraz y oportuna respecto a las condiciones, restricciones, cobertura y alcances del beneficio, así como que se cumplan las promesas publicitarias y que se respete al pie de la letra lo acordado con el consumidor.

Si la promoción consiste en concursos o sorteos, el anunciante debe informar el monto o número de premios, el plazo en que se pueden reclamar y difundir adecuadamente los resultados.

Frente a cualquier promoción u oferta los consumidores tienen derecho a recibir claramente la información sobre las bases y el tiempo de duración, así como las condiciones y restricciones relevantes.

Las empresas no pueden desentenderse de esta obligación sólo por decir: "bases ante notario" ni  "hasta agotar stock", sin detallar el número de productos en promoción.

Si se ofrecen productos "2x1", las empresas están obligadas explicar claramente el alcance de la oferta para no inducir a error, y por supuesto, a cumplir con esta promesa.

Hay que recordar que en el caso de los productos nuevos, sean adquiridos a un precio normal, a un valor más barato producto de una promoción, en caso de salir malo o se echa a perder con un uso normal, los consumidores tienen derecho a la garantía legal, lo que implica el cambio, la reparación o la devolución de lo pagado durante los tres primeros meses.

Hay que tener en cuenta además que todos los productos disponibles son parte de la oferta, incluso los que se están exhibiendo en las vitrinas, a no ser que se advierta oportuna y claramente a través de letreros que se trata sólo de objetos decorativos y no están a la venta. Pero si no es así, el vendedor tiene la obligación de sacarlo de la vitrina.

Como muchas promociones u ofertas se publicitan hoy a través de internet, también hay que tomar en cuenta que la sólo visita al sitio no implica obligación alguna para el consumidor. Todo lo que allí se promete debe ser cumplido ya que se considera parte del contrato.

ROSA CORTEZ,

DIRECTORA REGIONAL DEL SERNAC

REGIÓN DE ARICA Y PARINACOTA