Nunca es Tarde para "el Libro de la cuarentena"

Nunca es Tarde para "el Libro de la cuarentena"

18 Noviembre 2020

Hubiera sabido yo, que serían, 5 o 15 minutos, 1 Hora u Hora y media... Era toda una aventura.  

Pablo Valcarce Bravo >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Sucede que compré un libro para estos tiempos de pandemia, y más aún, debido al sufrimiento, envuelto en aburrimiento, a causa del confinamiento, aislamiento y muchas cosas terminadas en "miento", que ha dejado el "susodicho"encierro, he adquirido con  suma convicción, mi preciado tesoro, (Tesoro que siempre se encuentra  mucho más disponible y cerca que la "Mejor Magazine"). El propósito de esta adquisición siempre fue la de sacarle el mayor rendimiento al tiempo muerto que se ha ganado a causa de los encierros que ha arrastrado la cuarentena.

"Repasé el libro un par de capítulos unas semanas atrás, y me propuse a leerlo a mis hijos."Me di el valor". "Lo tomé"  "Y puse mis preciadas nalgas en la cama, luego comencé a leerlo, mientras me preparaba para hacer dormir a mis pequeños. Fue complejo contextualizar el momento que se iba a propiciar... Hubiera sabido yo, que serían, 5 o 15 minutos, 1 Hora u Hora y media... Era toda una aventura.  

Entre título y prólogo, decidí adentrarme en  la lectura. "Había  una vez", -Comenzó. Este momento fue donde me dije.  "Esta es la mia". Tanto así como si fuera la única ola que se  lleva mucho tiempo esperando por surfear, dentro de la tarde en un "Escaso Oleaje" de "Las Machas". "Capté su atención". Me dije: Fue ahí donde con todo el "verso conquistador" que tiene un padre por sobre un hijo Florece. Tal como, se "vuelve andar en bicicleta"...

Protesta
Mi Protesta es en contra de la Metodología que tiene el sistema educacional. Este conjunto de normas  estandarizadas de educación, tal cual fuera, las OSHAS o ISO 5001, las cuales establecen el correcto procedimiento sobre cómo promover, incentivar o IMPONER la lectura, tal cual fuese el peor de los castigos. Libros para leerlos en vacaciones de Verano, o peor que eso, en vacaciones de invierno.

Calidad!
- Mágico sería, que el sistema y proceso educacional, incentive la lectura, tal como un apremio que se anhela encontrar o conseguir. Pero independiente de eso, la disciplina que se logra en el ejercicio de la lectura, es un valor, tan preciado, que sin darnos cuenta, nos acompaña en todas las decisiones y reflexiones de nuestro andar.

Me adentro en la lectura, matizando entre los distintos tonos y signos de exclamación, todo para no perder la atención  de uno de mis tesoros.

En momentos debo detenerme y releer palabras, frases y oraciones, todo esto para asegurarme que ella ha comprendido el mensaje. Lo lindo fue al segundo día, cuando le dije que íbamos a retomar la lectura, y con mucho entusiasmo corrió, tomó el libro, se aferró a Él y a las mil y una historias, que éste podria entregarle.

Fue ahí donde dije... el esfuerzo "está valiendo la pena"