¿Por qué los emprendimientos universitarios de base tecnológica son la nueva travesía de la ingeniería?

¿Por qué los emprendimientos universitarios de base tecnológica son la nueva travesía de la ingeniería?

02 Septiembre 2020

La Facultad de Ingeniería de la PUCV destaca a nivel nacional en la formulación de nuevas ideas de solución mediante la tecnología.

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Los emprendedores transforman el nuevo conocimiento en modelos de negocios rentables, y cuando a esto se suma el uso de nuevas tecnologías y soluciones innovadoras a problemas reales, el rol de los emprendedores se vuelve aún más relevante en el crecimiento económico de nuestro país.

La Facultad de Ingeniería de la PUCV destaca a nivel nacional en la formulación de nuevas ideas de solución mediante la tecnología precisamente pues este es el rol propio del ingeniero, donde puede resolver problemáticas reales para mejorar la forma en que vive y se desarrolla una sociedad.

Y es que no se trata de cualquier tipo de emprendimiento, como los llamados tradicionales, sino que al estar presente la tecnología como base, hablamos de un emprendimiento dinámico, el cual los expertos lo definen como “una institución humana diseñada para entregar un nuevo producto y servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema”. Es aquí, entonces, donde los ingenieros desarrollan al máximo su potencial, pues deben superar las barreras de todas las áreas implicadas no sólo en su especialidad o área de la ingeniería, sino también en los diversos enfoques del problema en su conjunto.

Emprendimiento en el proceso formativo  

Incluir el emprendimiento en el proceso formativo en hoy en día una realidad de las universidades, ya que según indica José Ceroni, Decano de la Facultad de Ingeniería PUCV, “dada la relevancia de las carreras de ingeniería para el desarrollo del país, el emprendimiento es vital para crear desarrollo económico y empleo en las economías modernas. Bajo este escenario, en la Facultad estamos comprometidos a que nuestros ingenieros posean las competencias para desarrollar empresas que perduren en el tiempo en base a innovación y sean verdaderos motores económicos para el país”.

“Considerando las tendencias actuales de las especialidades cultivadas, que requieren la integración de aspectos como sustentabilidad y multidisciplinariedad, la Escuela de Ingeniería Química ha dado énfasis en el diseño de sus nuevos programas de estudio, al desarrollo de competencias como el trabajo en equipo, comunicación, innovación a través de metodologías que favorecen la solución novedosa de problemáticas que, en conjunto, permiten fomentar el emprendimiento de nuestros estudiantes durante su proceso formativo”, explica Gianni Olguín, Director de la Escuela de Ingeniería Química.

En este nuevo escenario surgen, entonces, nuevos desafíos que enfrentar en el proceso formativo. “Los principales desafíos radican principalmente en cambiar las metodologías formativas tradicionales, en busca de privilegiar metodologías activas que permitan mostrar a nuestros alumnos, desde sus primeros años, los beneficios de la innovación en la resolución de problemas y búsqueda de sustentabilidad. Estos cambios metodológicos se insertan en cada una de las asignaturas, además del diseño de asignaturas integradoras cuya esencia se focaliza en el desarrollo de proyectos que adicionalmente incorporan las habilidades de trabajo en equipo y comunicación”, añade el Director.

The Lift: la preincubadora donde nacen las ideas

La incertidumbre de una idea innovadora con base tecnológica está dada desde el mismo surgimiento de la idea. Son muchas las etapas que una idea atraviesa para poder convertirse en un proyecto de innovación y emprendimiento. Es por eso, que los alumnos y alumnas de la Facultad de Ingeniería cuentan con su propia preincubadora de emprendimientos en etapa inicial, llamada “The Lift”.

Para Katherine Westerhout, Coordinadora de la preincubadora, “el emprendimiento no debe ser visto sólo como crear una empresa o startup, sino que es mucho más amplio, se aplica para el intraemprendimiento en las empresas o para redefinir su rumbo en situaciones como la que vivimos hoy. Para eso se necesitan profesionales con visión emprendedora y capaces de generar soluciones innovadoras, que son competencias que se pueden desarrollar y potenciar desde su formación universitaria, y que es lo que estamos haciendo con The Lift”.

Así entonces, la misión de la preincubadora The Lift es formar capacidades de innovación y emprendimiento, mediante acompañamiento y apoyo, para el desarrollo de potenciales emprendedores vinculados a la Facultad de Ingeniería que, a partir de una idea y el potencial tecnológico de una solución innovadora, sean capaces de impactar en la sociedad mediante un emprendimiento con el sello valórico de la PUCV.

Valparaíso Makerspace: el espacio para prototipar

En el subterráneo del edificio de la Facultad de Ingeniería se encuentra Valparaíso Makerspace, un espacio de libre uso para los estudiantes que han avanzado en sus ideas y logran llegar a la etapa del prototipado.

Dayan Echeverria, Coordinadora General de Makerspace, explica que “el proceso de prototipado es iterativo, creativo, interdisciplinario y, por sobretodo, de aprendizaje continuo -rápido y a bajos costos-, permitiendo el entendimiento integral de las necesidades del cliente/usuario”. Así entonces, la etapa de prototipado tiene como rol principal “la experimentación temprana, que permita la exploración y validación de las hipótesis establecidas en el modelo de negocio. La generación de prototipos permite validar/invalidar actuales, nuevas y sofisticadas propuestas de valor. A su vez, mitigar la incertidumbre y explorar nuevas oportunidades, enfocando el problema central”, añade Dayan Echeverría.

Es por eso que la Coordinadora General define a Valparaíso Makerspace como “un espacio creativo y tecnológico de innovación con foco en prototipado, de carácter formativo e interdisciplinario que tiene como objetivo contribuir a la enseñanza y el aprendizaje, mediante instancias de experimentación de forma gradual y colaborativa en la ideación y construcción de proyectos, permitiendo que estudiantes de la Facultad de Ingeniería PUCV y su  entorno, puedan adquirir conocimientos y habilidades, para aumentar la capacidad de emprendimiento y mayores niveles de innovación en el desarrollo de su formación profesional”.

Ecosistema PUCV

Finalmente, es importante señalar que la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso ha establecido desde su Rectoría la importancia de potenciar y desarrollar las habilidades que un emprendimiento conlleva, y es por eso que ha fortalecido todo un Ecosistema dentro de su casa de estudios donde existen instancias como: la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados, donde uno de sus ejes estratégicos es potenciar el vínculo de la investigación con la innovación, la transferencia tecnológica y el emprendimiento. Para ello pone a disposición distintas instancias como: La Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE), la Incubadora social GEN-E; la Oficina Transferencia y Licenciamiento (OTL), una herramienta concreta donde acceder a la cultura de propiedad intelectual; y finalmente, la Dirección de Incubación y Negocios (DIN), que a través de Chrysalis, es una de las organizaciones nacionales más activas en el financiamiento y apoyo a startups dinámicas de alto impacto en etapas tempranas.

Galeria Imagenes: