Varazón de pulpos y la política del molusco: Esconderse detrás de algo más grande

Varazón de pulpos y la política del molusco: Esconderse detrás de algo más grande

29 Marzo 2021
Sorprende que en una ciudad como Arica no exista un protocolo de toma periódica de muestras en especies y zona costera, que analizado aquí mismo nos entregue rápidamente, pautas para la fiscalización de las industrias
Veronica Grunewald >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

El pasado 25 de febrero nos impactamos con las imágenes de la varazón de un número indeterminado de pulpos y otras especies marinas, en el sector denominado El Planchón de Arica.  El hecho, denunciado por un grupo de buzos, mariscadores y recolectores que trabaja en esa zona, fue atribuido por los mismos denunciantes a las descargas contaminantes de  Corpesca y su  actividad industrial dedicada a la fabricación de harina de pescado.

Para nadie es una novedad que toda actividad industrial tiene un riesgo permanente en la emisión de sus desechos. En especial cuando se trata de residuos contaminantes o tóxicos.  Arica ha desarrollado una actividad industrial en el área pesquera desde hace décadas, por la misma razón resulta extraño que las autoridades que debieron intervenir tras esta denuncia no sean capaces de responder activamente a la inquietud de la ciudadanía. ¿No hay capacidad de gestión en nuestra ciudad?. Al contrario, los SEREMI  miran a Santiago, esperando  que les llegue la solución desde la metrópoli cansada y atada de brazos con sus   problemas propios.

Para las autoridades ariqueñas es más cómodo “informar” a la Superintendencia, en Santiago, para que ellos fiscalicen  las industrias del sector “si corresponde”. O tomar muestras de agua en la costa y concluir que “todo se encuentra bajo la norma y no constituye riesgo para la salud”. Por último, “la culpa es de la niña y las especies murieron por causas naturales”.

El investigador chileno Claudio Fuentes Grünewald (Iquique,1971) con destacadas publicaciones  científicas en el área de la biología marina, comparte  generosamente su análisis sobre el problema y descarta una a una las potenciales causas de la masiva varazón de especies.  Desde la Universidad de Swansea, en Wales, el científico concluye “no podemos establecer una relación causa-efecto directa atribuible a las descargas de las pesqueras. Para poder llegar a una conclusión rotunda deberíamos no sólo tomar muestras de agua para análisis químicos, sino también muestras de parámetros abióticos como concentración de oxígeno, temperatura y pH. Éstas muestras deben tomarse con regularidad (1 vez al mes al menos) y no sólo durante un evento de descarga. Además, se deben tomar puntos de referencia (control, sugerencia: el punto de control debe ser al Sur de Arica, debido a las corrientes imperantes) y en varios puntos alrededor de la costa (sugerencia puntos de muestreo: Pesqueras, La Lisera, Puerto de Arica, La Puntilla y Gallinazo en playa Chinchorro). Además de lo anterior, cuando se detecte mortandad de animales marinos inmediatamente se deben tomar muestras de estos animales para realizar análisis a los tejidos para determinar posibles contaminantes”.

No solo eso. El investigador propone la participación de “centinelas ambientales”. Surfistas capacitados para detectar durante sus prácticas en el mar, cambios que puedan leerse como amenazas para las especies.  También propone el “tratamiento de Fósforos, sólidos y metales pesados” por parte de las empresas pesqueras. Estas deberían “implementar métodos para disminuir los contenidos de los citados contaminantes en sus descargas” Existe la tecnología para ello y los recursos también.

Sorprende que en una ciudad como Arica no exista un protocolo de toma periódica de muestras en especies y zona costera, que analizado aquí mismo nos entregue rápidamente, pautas para la fiscalización de las industrias.

Solo falta la voluntad. Hacer política no es sentarse a esperar que dicen de Santiago que es lo que pasa en nuestra propia región. Si no sabemos algo, existen los expertos, como Claudio Fuentes Grünewald, que atentos responden desde su conocimiento y quehacer científico.  De los problemas saquemos enseñanzas.

AQUÍ les comparto el link a publicación de Claudio Fuentes Grünewald