Arica, coronavirus y sus escándalos: Ya no es Posverdad, ahora es PosFerry

Arica, coronavirus y sus escándalos: Ya no es Posverdad, ahora es PosFerry

10 Julio 2020

Las acciones de autoridades que solo aumenten la angustia y alarma de la comunidad son simplemente imperdonables.

Patricia Gálvez... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

En medio del alarmante aumento de casos de Covid19 en Arica y cuando alcanzamos el tercer lugar nacional en cuanto a la incidencia de contagios, la información falsa que circula en redes sociales resulta, por decir lo menos, angustiante. Sin embargo, que una autoridad regional electa por voto popular de crédito a rumores y -al igual que cualquier mortal- publique en sus redes sociales información que solo aumenta los niveles de angustia y alarma de la comunidad, es imperdonable.

En primer lugar porque siendo una autoridad pública, tiene la facultad de solicitar información de primera mano a quienes llevan la voz oficial -en este caso la Seremi de Salud- sobre las decisiones que se toman a diario en la ciudad para enfrentar la pandemia. Es decir, si llama y pregunta, le tienen que dar una respuesta formal.

En segundo término porque como autoridad regional tiene la responsabilidad de velar por el bien común de la ciudadanía y, en el contexto de pandemia en que nos encontramos, eso pasaría por fortalecer los llamados a quedarse en casa, a la tranquilidad, el cuidado y la responsabilidad de todos y todas. En ningún caso se espera que fomente la alarma pública dando por hecho situaciones que no han sido debidamente confirmadas. O sea, si no tiene fuente oficial, mejor abstenerse.

Y en tercer lugar, considerando la gran cantidad de información sobre el coronavirus con la que somos bombardeados a diario, desde múltiples plataformas, como ciudadanos de a  pie esperamos que, por lo menos, nuestras autoridades hablen con la verdad e informen desde la certeza, sin caer en el juego de las noticias falsas y la posverdad. Cualquiera puede equivocarse y ceder a la tentación de un like. Sin embargo, así como a los profesionales de la prensa y las comunicaciones se nos exige informar a diario con la verdad, a las autoridades públicas también podemos exigirles que actúen a la altura de los cargos que ostentan, por respeto a los votos que la comunidad depositó en las turnas y que los ubicaron donde están ahora.

Lamentablemente, el consejero quedó al debe.