Covid-19: Las prisas pasan… las cagadas quedan

Covid-19: Las prisas pasan… las cagadas quedan

18 Marzo 2020

Entre la supervivencia biológica y la supervivencia democrática.

Richard Onell Ibarra >
authenticated user Corresponsal

Si bien mi identificación con Felipe Lamarca (Economista a cargo del SII en plena dictadura) están a las antípodas de las enseñanzas que sigo, debo reconocer que esta frase que popularizó él, me ha servido para la vida… mi padre me la dijo una vez que me vio tomando una decisión un tanto apresurada y como todo adolescente, esa vez desoí al mentor… y como dicta cada enseñanza… la cagada quedó… y ahí estaba yo nuevamente cual aprendiz recibiendo la lección del viejo sabio (que para ser sincero, no es viejo, siquiera tiene la edad para jubilar -  por suerte, porque en este país jubilar es incompatible con la vida humana).

Después de este interludio personal me gustaría redirigir el tema hacia la fecha del plebiscito a realizarse el 26 de abril. En un contexto donde una pandemia azota al mundo lo más sensato es parar, reflexionar, tomar ese tiempo para educar(nos) sobre los alcances de este proceso y lo que esperamos de él.

Hay mucha (¡¡mucha!!) gente pregonando de que esto no es grave, la verdad, es que me importa un pepino si esto fue un virus inventado, si esto es una guerra biológica o si certeramente es un mutación natural de un virus animal. Lo que sí puedo dar fe y certeza es que el mal es real y de alto impacto, debemos tomar todas las precauciones y previsiones del caso. Como se ha dicho hasta el cansancio, el problema no es la mortalidad (por frío que parezca la frase), sino como se ha demostrado en otras latitudes, es la cantidad de personas enfermas de gravedad en forma simultánea, ya que en el mejor sistema público de salud del planeta (y para ser justos, en ningún otro sistema de salud), no existe la cantidad de camas necesarias para poder aguantar semejante demanda y finalmente los especialistas tendrán la triste e ingrata labor de tener que priorizar y elegir entre quiénes salvar y quiénes no.

Para aclarar la disyuntiva política, la Presidenta del colegio médico La Dra. Izkia Siches (que claramente es antagonista a la forma en que la cartera de estado ha manejado el tema de salud pública), se congregó con los partidos políticos para desmitificar desde el punto de vista de salud pública y dar cuenta del estado de gravedad que impera.

Una lección que está dando vueltas, es la elección de alcaldes en Francia, donde se registró la más alta abstención, por otro lado, tenemos que nuestra población de riesgo más grande son los adultos mayores, y que coincidentemente son los más ávidos votantes. Esta crisis pone en riesgo el proceso democrático en el sentido de la cantidad de abstención y representatividad que requiere el acto más reivindicatorio que enfrenta Chile (si, para muchos no es lo que queríamos, pero es mejor de lo que había), entonces, traspaso la pregunta hacia mi sector ¿Estamos dispuestos, por ceguera o tozudez, a pagar los costos de una constitución votada con poca representatividad?

 Hay algo que me gustaría hacer hincapié, es que esto no quiere decir que debemos aflojar o dejar de prestar atención a este proceso, ni que debemos de dejar la lucha… la lucha continúa, en otro frente, de otras formas, pero continúa. Una forma de lucha es educar y enseñar. Porque como decía Mark Twain, la historia no se repite, pero rima… y como rima, ya sabemos lo que ha pasado en otros procesos constituyente de la historia de Chile, sino pregúntenle a Diego Portales y el peso de la noche (pronto otra aporte con este tema).