¿Díscolos? Cores aprovecharon de juntarse con canciller boliviano en su polémico paso por Arica

¿Díscolos? Cores aprovecharon de juntarse con canciller boliviano en su polémico paso por Arica

19 Julio 2016

Rodrigo Díaz y Claudio Acuña plantearon a David Choquehuanca generar una agenda de trabajo bilateral, que busque mejoras en la calidad de vida de familias peruanas y bolivianas, dedicadas a los rubros del transporte y la agricultura.

Equipo El Morro... >
authenticated user Editor

La reciente visita del canciller David Choquehuanca junto a una comitiva de medio centenar de parlamentarios y diplomáticos altiplanos no dejó indiferentes a la comunidad ariqueña, autoridades regionales y actores políticos de los diferentes sectores.

Esto porque la autoridad boliviana arribó a la ciudad sin cumplir con los protocolos mínimos preestablecidos para concretar lo que él llamaría una visita inspectiva a instalaciones del vecino país, ubicadas al interior del Puerto de Arica, y que guardaría relación con las acusaciones en contra del terminal, debido a supuestos malos tratos hacia camioneros de su país, visita que hoy replicará en el Puerto de Antofagasta.

Sin embargo, en momentos en que el ministro de Evo Morales intentó ingresar a las dependencias del embarcadero en horas de la mañana de ayer, esto le fue negado por personal del puerto, situación que generó incluso declaraciones del tipo “esto traerá consecuencias” y “que sepa el mundo la violación que estamos sufriendo los bolivianos al libre tránsito”.

Al respecto el oficialismo regional, encabezado por la intendenta Gladys Acuña y el embajador Gabriel Gaspar, en conferencia de prensa sentenció el paso de Choquehuanca como “unilateral e impuesto”, declaración que no fue bien valorada por algunos consejeros regionales, que aún así recibieron en calidad de canciller al diplomático en el recinto hotelero donde se hospedaba Choquehuanca.

DIÁLOGO 

Rodrigo Díaz y Claudio Acuña fueron los representantes del Consejo Regional de Arica y Parinacota que asistieron al desayuno que pretendía, entre otras cosas, concebir una agenda de trabajo en busca de mejoras en la calidad de vida de familias bolivianas y peruanas, dedicadas a rubros como el transporte y la agricultura.

En la ocasión, Acuña señaló que “quienes somos ariqueños, hemos nacido y convivido con diferendos diplomáticos con nuestros países limítrofes, no obstante la realidad de nuestras regiones vecinas del norte están marcadas por la integración social, económica y laboral. Sin ir más lejos seis mil familias ariqueñas dependen del transporte y logística en torno al puerto y actividades conexas y eso es lo que debemos defender a nivel local, el empleo y la calidad de vida de nuestra gente, aquello que nos une más que lo que nos divide".

En tanto, Rodrigo Díaz sostuvo que existen problemáticas que deben tener una pronta solución: “Hay efectos palpables en la región y que deben ser atendidos, como por ejemplo, el aumento del parque y flujo vehicular boliviano, los atoches que se han generado, la venta ilegal de combustible, además de la deuda hospitalaria, y la contaminación ambiental, entre otros”.

El core agregó que “nosotros sinceramos la postura en torno a la realidad regional, en ningún momento hemos intervenido en la política de Estado respecto a materias de Relaciones Exteriores. Nosotros hemos creído hacer sentir la voz ciudadana de nuestra región (…) y de lo generoso que ha sido esta región con Bolivia”.

Posterior a ello, el canciller boliviano destacó el diálogo entablado con Díaz y Acuña, valorando la sinceridad de ambos cores.