La Tormenta Perfecta: Debate político en Estados Unidos y el voto telemático

La Tormenta Perfecta: Debate político en Estados Unidos y el voto telemático

30 Septiembre 2020

Los invito a salirse un poquito de nuestra contingencia y ponerle ojo a esta telenovela digna de la serie House of Cards, de cómo la muerte de la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, ícono progresista y feminista, ha pavimentado el camino para el autogolpe.

Roberto Cala Torres >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

La cosa va más o menos así.

Existe una teoría sobre las próximas elecciones en el país del norte que se denomina “red mirage”, el espejismo rojo, que hace referencia al rojo que identifica al partido Republicano, sobre todo en el día de las elecciones, donde el mapa se colorea de este color en los estados donde va ganado este partido.

¿Qué dice esta teoría?, que en la noche de las elecciones cuando se entreguen los primeros resultados, Trump aparecerá como claro ganador, pero con el pasar de los días, con la llegada de los votos postales, esto se va a revertir y el ganador de las elecciones será el Demócrata Biden.

¿Por qué pasa esto?

Bueno, lo que dice esta teoría basada en estudios y modelaciones, es que los partidarios demócratas son más propensos a votar de manera telemática, pero en esta elección y debido a la situación de pandemia, esta tendencia se exacerba. Se espera que hasta el 40% de los votantes habilitados lo hagan por correo, además, los votantes de Biden, triplican a los votantes republicanos en su intención de emitir el voto de manera postal. Esto, sumado a que a su sistema electoral, muy distinto al nuestro ya que gana el que tiene más votos, está basado en electores que se van eligiendo por estados, los que van conformando un colegio electoral, y el partido que elija más electores es el ganador.

Este sistema, que sobre representa a estados más pequeños, rurales, que históricamente han apoyado candidaturas más conservadoras. Esto ha permitido que los últimos dos presidentes republicanos hayan sido elegidos con menos votos totales que su contendor en las elecciones, y que la mayoría relativa de Senadores que tiene el partido republicano, represente, debido a este sistema, a 15 millones de personas menos que la minoría demócrata. Bueno, cosas de la democracia, y los sistemas electorales.  

Bueno, ¿pero qué relación tiene la muerte de la destacada jueza Ruth Bader Gingsburg con toda esta maraña electoral? Las implicancias de la muerte de esta jueza van mucho más allá a este caso puntual, pero nos centraremos solo en esto, el presidente Trump que a raíz de esta vacante producida en la Corte Suprema se apresuró a proponer a una sucesora, aprovechando su posición de mayoría en el Senado. Por supesto propuso a alguien muy afín a su pensamiento e intereses. Para esto eligió a otra mujer, pero muy distinta en su perfil y convicciones a la recientemente fallecida jueza Bader Gingsburg. Amy Coney Barret, de 48 años. Conservadora, anti aborto y a favor de que los estadounidenses puedan tener y comprar armas, y que sería un factor clave para impugnar la elección en caso de resultar perdedor.

¿Recuerdan lo del “red mirage”? al parecer según algunos analistas, este escenario ya ha sido tomado en cuenta por los republicanos, por lo que hemos visto al presidente Trump en el último tiempo especialmente activo en sus redes sociales, denunciando un posible “fraude” que se estaría fraguando a instancias del voto postal, y ya ha manifestado que cualquier noción de cambio a partir de los resultados entregados la noche del próximo 3 de Noviembre, significaría que estamos en presencia de este fraude.

“Necesitamos 9 jueces ahí arriba (refiriéndose a la Corte suprema), va a ser importante”, dijo, lo que explicaría su premura por nombrar a esta sucesora. Lo que sí es seguro, es la batalla que se dará entre las dos bancadas en la ratificación de esta nominación.

Una teleserie apasionante, que tiene muchos más capítulos que contar y comentar.

 

 

La Tormenta Perfecta

 

 

Los invito a salirse un poquito de nuestra contingencia y ponerle ojo a esta telenovela digna de la serie House of Cards, de cómo la muerte de la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, ícono progresista y feminista, ha pavimentado el camino para el autogolpe que pretendería Trump en las próximas elecciones de Estado Unidos.

 

La cosa va mas o menos así, existe una teoría sobre las próximas elecciones en el país del norte que se denomina “red mirage”, el espejismo rojo, que hace referencia al rojo, color que identifica al partido Republicano, sobre todo en el día de las elecciones, donde que es representado en el mapa coloreando los estados donde ha ganado este partido. ¿qué dice esta teoría?, que en la noche de las elecciones cuando se entreguen los primeros resultados, Trump aparecerá como claro ganador, pero con el pasar de los días, con la llegada de los votos postales, esto se va a revertir y el ganador de las elecciones será el Demócrata Biden, ¿ por qué pasa esto? Bueno, lo que dice esta teoría basada en estudios y modelaciones, es que los partidarios demócratas son los las propensos a votar de manera telemática, pero en esta elección y debido a la situación de pandemia, esta tendencia se exacerba, se espera que hasta el 40% de los votantes habilitados lo hagan por correo, además, los votantes de Biden, triplican a los votantes republicanos en su intención de emitir el voto de manera postal. Esto, sumado a que a su sistema electoral, muy distinto al nuestro, donde gana el que tiene mas votos, está basado en electores que se van eligiendo por estados, los que van conformando un colegio electoral, y el partido que elija mas electores es el ganador. Este sistema, que sobre representa a estados mas pequeños, rurales que históricamente han apoyado candidaturas mas conservadoras, ha permitido que los últimos dos presidentes republicanos hayan sido elegidos con menos votos totales que su contendor en las elecciones, y que la mayoría relativa de Senadores que tiene el partido republicano, represente, debido a este sistema, a 15 millones de personas menos que  la minoría demócrata. Bueno, cosas de la democracia, y los sistemas electorales. 

Bueno, ¿pero qué relación tiene la muerte de la destacada jueza Ruth Bader Gingsburg con toda esta maraña electoral? . Las implicancias de la muerte de esta jueza van mucho mas allá a este caso puntual, pero nos centraremos solo en esto, el presidente Trump, a raíz de esta vacante producida en la Corte Suprema se apresuró a proponer a una sucesora, aprovechando su posición de mayoría en el Senado, por supesto propuso a alguien muy afín a su pensamiento e intereses, para esto eligió a otra mujer, pero muy distinta en su perfil y convicciones a la recientemente fallecida jueza Bader Gingsburg, Amy Coney Barret, de 48 años, conservadora, anti aborto y a favor de que los estadounidenses puedan tener y comprar armas, y que sería un factor clave para impugnar la elección en caso de resultar perdedor. ¿Recuerdan lo del “red mirage”? al parecer según algunos analistas, este escenario ya ha sido tomado en cuenta por los republicanos, por lo que hemos visto al presidente Trump en el último tiempo especialmente activo en sus redes sociales, denunciando un posible “fraude” que se estaría fraguando a instancias del voto postal, y ya ha manifestado que cualquier noción de cambio a partir de los resultados entregados la noche del próximo 3 de Noviembre, significaría que estamos en presencia de este fraude, “Necesitamos 9 jueces ahí arriba(refiriéndose a la Corte suprema), va a ser importante”, dijo, lo que explicaría su premura por nombrar a esta sucesora. Lo que sí es seguro, es la batalla que se dará entre las dos bancadas en la ratificación de esta nominación.

Una teleserie apasionante, que tiene muchos más capítulos que contar y comentar.