[OPINIÓN] Políticos o Idiotas

14 Abril 2013

Luego de varios años he descubierto que soy un verdadero idiota.

Natan Olivos Nuñez >
authenticated user

Muchas veces me había preguntado la razón por la cual no me gustaba hablar e inmiscuirme demasiado en política, y leyendo un libro sobre historia clásica, por fin pude comprender que es porque soy un verdadero y terrible idiota.

Buscando en mis archivos literarios, encontré un tema que ya lo había olvidado por completo o simplemente nunca me lo enseñaron en el colegio, y esto era, que en la Grecia Clásica existían los Politikós y los Idiotikós.

Los Politikos (Políticos) eran los ciudadanos (hombres nativos, libres y dueños de tierras) que poseían plenos derechos políticos, se interesaban por los asuntos del Estado y participaban en los juicios, ocupaban magistraturas o desempeñaban cargos importantes.

Los Idiotikós (Idiotas), en cambio, (idio significa propio) eran simplemente aquellos que se preocupaban por sí mismo, de sus intereses privados y particulares, sin prestar atención a los asuntos públicos y/o políticos.

De hecho, en la corriente estoica se veía como obligación del hombre sabio el ser un hombre público y político, por lo que despreciaban duramente a los epicúreos, para quienes la vida política no era más que una fuente de problemas, sufrimiento y, por tanto, infelicidad.

Por tanto, en esa época si tu interés genuino estaba en resolver los problemas públicos, se te reconocía como un POLÍTICO, de otro modo, si eras un individualista empedernido, eras solo un IDIOTA.

Con el paso del tiempo, ser un idiota (como persona preocupada sólo de lo suyo) se convirtió en ser un idiota con la acepción actual, ya que en la democracia griega era considerado deshonroso no participar de ella.

Hoy día existen más idiotas que políticos, aunque podríamos decir también que actualmente los políticos también son unos idiotas, pero idiotas con alevosía, ya que prefieren luchar con una fuerza desmedida por sus temas e intereses personales, más que por los temas públicos o del Estado. El problema grave es que dejan a la gran masa de idiotas abandonados a su suerte.

“Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo” Sigmund Freud

Sígue a Natan Olivos en twitter: @natanolivos