¡Por fin, saldremos de la cuarentena en Arica! Bienvenida Fase 2 de Transición

¡Por fin, saldremos de la cuarentena en Arica! Bienvenida Fase 2 de Transición

05 Noviembre 2020

Salir a la calle y experimentar con plena conciencia el placer de sentir el viento en nuestro cuerpo será genial. Ojalá nunca perdamos el gusto de vivir, de apreciar lo que antes fue una rutina como algo genial.

Ada Angélica Rivas >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Vivimos una extraña cuarentena indefinida de más de 100 días. Antes, la palabra “cuarentena” se usaba por los 40 días que teníamos que cuidarnos después de tener un hijo; ahora, hasta a las dos semanas de dudas de contagio por el Covid se le llamó de la misma forma.

El próximo lunes, por fin, saldremos de esto, y retomaremos nuestra vida, aunque muchas cosas seguirán igual. Pero salir a la calle y experimentar con plena conciencia el placer de sentir el viento en nuestro cuerpo será genial. Ojalá nunca perdamos el gusto de vivir, de apreciar lo que antes fue una rutina como algo genial.

Fue necesario que nos limitaran la existencia y que la muerte se convirtiera en una amenaza más presente que nunca, para que nuestra soledad se acompañara de momentos únicos al estar con nosotros mismos, que aprendiéramos a optimizar los recursos económicos y agradeciéramos cada gesto de cariño de los verdaderos amigos.

Por mi parte, hasta casi me hice amiga de uno de mis ex, solo por los temas comunes, espero no se entusiasme y pase rollos, pero no es necesario ser enemigo de alguien con quien tendrás que hablar por el resto de la vida. Lo mismo sucedió con algunos familiares, exactamente uno, al que excusé por un gran error cometido en desmedro del patrimonio familiar.

Disculpé a mi ex jefa, que abusó de mi trabajo y talento, pidiéndome que hiciera trabajos que nunca me pagó. Ella se ha lucido, exhibiendo mis productos, traducidos a tres libros que desarrollé en tiempo extra, maltratando mi humanidad, largas noches y fines de semana. Me preguntaba, ¿cómo una mujer abusa de otra mujer de esta forma, y después aparece públicamente con carteles de “No más femicidios”? Ahora me pregunto, ¿cómo permití que abusara de mí? La asimetría en el ámbito laboral, va permitiendo este tipo de situaciones.

Lo mejor de la cuarentena que se veía verdaderamente “indefinida” fue ir cerrando las malas conversaciones de nuestros círculos y buscando soluciones. Pedí terapia con un sicólogo, que me desnudó el sentimiento y asumí con claridad lo que ya me venía afectando, tanto error cometido había que trabajarlo. Así que ahora más livianos y con los deseos fervientes de revertir nuestras equivocaciones. Es un agrado equilibrar la armonía y generar estados de paz, cerrando capítulos y dejando el rencor aparte.

Esta última semana ya varios nos fuimos rebelando y saliendo a las ferias donde se toma el pulso a la vida, ahí conocí a Cristina, oriunda de Bolivia, camino a las pesqueras, y voy cada vez que puedo a practicar con ella la lengua aymara que estudié, pero que sin hablarla se olvida. Ahora hacemos trámites sin permiso hacia trayectos cortos y escabullendo las vías más transitadas o con riesgo de encontrar un uniformado por ahí.

Aunque algunos ya estaban en la fase 4 y otros nunca estuvieron en cuarentena, bienvenida fase 2, donde no hay que sacar permiso ni andar “correteados” por si nos pillan en la calle. ¡Qué felicidad! ¡Somos libres por fin!

Imagen: Huawei / Agencia Uno

Ver también: La rebelión de la Feria Dominical de Arica