8M: No se celebra ni se felicita, se conmemora

8M: No se celebra ni se felicita, se conmemora

08 Marzo 2020

El Día Internacional de la Mujer es sin duda un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados y para reivindicar derechos. 

Marcela V. Rodríguez >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces.

Gabriel García Márquez

Si hay algún colectivo que sabe de lucha, ese colectivo son las mujeres. Una lucha imparable de años de historia de reivindicación de igualdad de derechos. Una cronología que tiene un largo camino recorrido, donde han sido distintos sucesos que nos muestran un escenario de acontecimientos que han llevado a que se conmemore y se recuerde la efeméride del 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer tal como la conocemos.

El origen de este día se remonta a la mujer en la antigüedad, a la mujer en la Revolución francesa y del movimiento obrero, a las trabajadoras textiles de 1857 que decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema “Pan y rosas” y que trajo consigo la muerte de 129 mujeres trabajadoras.

A las mujeres socialistas que en 1909 en Estados Unidos, en honor a la huelga “Pan y rosas”, conmemoran este día congregando a más de 15.000 mujeres en una marcha por la ciudad de Nueva York.

A la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de 1910 en Copenhague, en donde junto a las pares europeas se establece el 8 de marzo a las mujeres para promover el sufragio entre las obreras, entre otras reivindicaciones. A Alexandra Kolontái que lideró una huelga en demanda de “Pan y paz” y donde miles de mujeres se lanzaron a las calles contra la guerra, una protesta que desembocó en la revolución y marcó la fecha del Día Internacional de la Mujer.

Se remonta a un 25 de marzo de 1911 que nos recuerda uno de los capítulos más cruentos de la lucha por los derechos de las mujeres, cuando se incendió la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York y las trabajadoras y sus compañeros no pudieron escapar, porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de escaleras y de las salidas.

Así, atrapadas detrás de puertas cerradas con llave y fuera del alcance de las escaleras de los bomberos, las jóvenes mujeres murieron quemadas o, en su desesperado intento por escapar del calor y las llamas, al saltar de las ventanas del noveno piso de la fábrica. La única escalera de emergencia se desplomó bajo el peso de las mujeres que, aterrorizadas, trataban de huir.

El fuego causó la muerte de 146 personas, entre las que había un total de 123 mujeres y 23 hombres, y otras 70 personas heridas. Las víctimas en su mayoría eran mujeres jóvenes inmigrantes de entre 14 y 23 años.

Apenas un año antes se había organizado una huelga sin éxito en todo el sector textil, incluyendo la fábrica Triangle, en un intento por obtener el reconocimiento de los sindicatos y mejores salarios y condiciones de trabajo. Los propietarios de Triangle se rehusaron a concederlos.

El desastre en la fábrica textil Triangle Shirtwaist obligó a importantes cambios legislativos en las normas de seguridad y salud, laborales e industriales y fue el detonante de la creación del importante Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles (International Ladies' Garment Workers' Union) que lucharía por mejorar las paupérrimas condiciones laborales de esos tiempos.

La lucha continúa

Si miramos hacia atrás, podemos ver cómo las mujeres han sido protagonistas en la obtención de sus derechos como ciudadanas.

Que gracias a las luchas de otras no sería posible que muchas de nosotras hoy disfrutemos de “ciertos privilegios”. Que gracias a este movimiento se ha logrado visibilizar la violencia hacia las mujeres, no sólo en el espacio doméstico, sino que también en el espacio público e institucional. Que el movimiento ha sido un gran aporte al visibilizar un problema que afecta a más de la mitad de la población y que ciertamente hay mucho por recorrer, porque aún hay mujeres que desde distintos contextos en algún lugar del mundo, siguen luchando cada año por acabar con los acosos, asesinatos, violencia de género, brecha salarial y las desigualdades en todas sus formas.

El Día Internacional de la Mujer es sin duda un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados y para reivindicar derechos.

El 8M es un día en que recordamos que la lucha de las mujeres está más vigente que nunca, porque cada vez son más las que alzan la voz por los derechos que aún están negados para la mitad de la población en un país donde el régimen patriarcal mantiene a las mujeres como ciudadanas de segunda categoría.

Las mujeres tenemos mucho por qué luchar y el 8M es el puntapié para que se vuelvan a inundar las calles de la fuerza de la mujer trabajadora, estudiante, indígena, migrante y pobladora y que ponga nuevamente en pie las demandas históricas de las mujeres.

La fuerza de la mujer llegó para quedarse y es parte del ascenso a nivel internacional del movimiento de mujeres que alrededor del mundo levantaron sus voces para decir basta a la violencia y discriminación en contra de las mujeres, a través de campañas como #NiUnaMenos en América Latina y #Metoo en Hollywood; y con su propia expresión en Chile, dando paso a la ola feminista que exigen organizadamente erradicar el machismo y el sistema patriarcal imperante de nuestra sociedad post 2011.

Un día como hoy no se celebra ni felicita. Un día como hoy se conmemora. Se conmemora las luchas de otras que a lo largo de la historia reinvidicaron derechos.

La nueva ola feminista chilena del siglo: Momentos destacados

  • El 2011 la juventud salió a las calles para exigir educación gratuita. Desde ese entonces, se abre una puerta ante la lucha por otras demandas como las de género. A raíz de esto se comienzan a levantar secretarías y comisiones de género en las universidades con el fin de organizarse en torno a las demandas de género y diversidad sexual a lo largo del país.
  • El 2013 cuando el 25 de julio se realizó la primera manifestación por el aborto libre desde el retorno de la democracia. Pese a no estar autorizada y bajo una estricta vigilancia policial, con el lema “aborto gratuito, seguro y legal” cerca de 10 mil personas se encontraron en Plaza Italia y un grupo de feministas irrumpió en la Catedral de Santiago y ocupó el lugar durante unos 20 minutos hasta que ingresó Carabineros. La iglesia quedó cerrada varios días por "blasfemia".
  • El 2014 con el Primer Encuentro de Educación No Sexista, participaron cientos de mujeres de universidades, luego del nacimiento y desarrollo de diversas secretarías y comisiones de género y sexualidades posteriores a la explosión estudiantil del 2011 (el 2016 se crea la Coordinadora Feminista Universitaria -COFEU- que agrupa a las diferentes secretarías y vocalías de género y sexualidades de las universidades a nivel nacional).
  • Entre el 2015 y 2016 fue la lucha contra el acoso y abuso sexual. Uno de los sucesos que remecido la opinión pública a nivel global, que desencadenó una serie de movimientos y protestas, fue el de "La Manada". El caso judicial español en el que 5 sujetos fueron acusados de violar en grupo a una joven de 18 años durante las celebraciones de San Fermín en 2016. Fue en octubre de este mismo año cuando la adolescente argentina Lucía Pérez (16) fue brutalmente asesinada en Mar del Plata después de ser drogada, violada y torturada por una treintena de hombres . El hecho conmocionó a Argentina y en las principales ciudades se levantaron multitudinarias manifestaciones y protestas callejeras en respuesta a la violencia machista y a los femicidios en aumento, lo cual se conocería más tarde como movimiento "Ni una menos", en alusión a las mujeres muertas.
  • El fenómeno de "Ni Una Menos" logró cruzar las fronteras y llegó a Chile, convirtiéndose en el lema que movilizó a miles en las calles denunciando la violencia de género en su expresión más cruda: los femicidios. Casos como el de la pequeña Florencia (10) que fue encontrado en Coyhaique luego de que su padrastro la ahogó, quemó y enterró en el patio de su casa, además del caso del femicidio frustrado de Nabila Riffo, a quien su pareja no sólo le arrancó los ojos, sino que estuvo varias semanas al borde de la muerte, derivaron en el malestar reflejado en las marchas bajo este lema. Miles de personas, muchas vestidas de negro en señal de luto, marcharon para protestar por la violencia contra las mujeres en Chile y en el mundo.
  • El 2018 después de una masiva movilización a lo largo de Chile por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora (2017), se constituyó la coordinadora 8 de marzo (C8M) un espacio que articula, desde un horizonte feminista a múltiples y diversas organizaciones sociales, políticas e individualidades.
  • El “mayo feminista”, donde las estudiantes universitarias fueron las encargadas de levantar el movimiento, luego que en abril de 2018 se conocieron masivas denuncias por acoso y abuso sexual contra profesoras y estudiantes en distintas universidades del país. El movimiento exigía una educación no sexista, el fin del patriarcado y tolerancia cero frente al acoso y abuso sexual en las instituciones de educación superior.
  • El 25 de julio la “marea verde” argentina, traspasó fronteras y movilizó a miles, tomando el llamado por el derecho al "aborto legal, libre, seguro y gratuito". Tras esto, se realizó a lo largo de nuestro país la 6ta versión de la marcha bajo el lema “No bastan 3 causales”, aludiendo a que la actual legislación chilena que permite la realización de un aborto sólo en casos de riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal o violación.
  • A fines de diciembre de este mismo 2018, el Encuentro Plurinacional Mujeres que Luchan convocó a cerca de 1.300 asistentes de más de 200 organizaciones, quienes debatieron las estrategias, programa y tácticas a desplegar para el 8 de marzo del 2019.
  • El 2019 la marcha convocada por la Coordinadora 8M para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, congregó a más de 300 mil personas en Santiago y 800 mil a nivel nacional. Una jornada histórica de regreso a la democracia donde a lo largo del país miles de personas salieron a marchar para exigir igualdad de derechos.
  • El 25 noviembre para el Día Internacional de la Eliminación Contra la Violencia hacia la Mujer, el colectivo chileno “Las Tesis”, que busca dar visibilidad a las protestas femeninas contra la violencia de género a través de las letras de tesis para escribir sus canciones, realizó por primera vez la performance “Un violador en tu camino” y se transformó en un himno para los movimientos feministas alrededor del mundo y las manifestaciones en contra de la violencia y los abusos contra mujeres.
  • Del 10 al 12 de enero 2020 se llevó a cabo el II Encuentro Plurinacional de las que Luchan en Santiago. La actividad se proponía la construcción de una cultura política feminista y también estableció un plan de lucha. La actividad principal que definieron es la Huelga General Feminista 8M.

De esta forma el movimiento feminista volverá a desplazarse este 8M por las principales avenidas de las distintas ciudades del país y las que marcharán alzarán la voz como símbolo de la oleada feminista chilena de este siglo que rememora la lucha por la igualdad de derechos y condiciones sociales, laborales y políticas que las mujeres han exigido desde finales del siglo XIX.

Galeria Imagenes: