¿Humedales o carreteras? Apoyemos la protección de la Biodiversidad

¿Humedales o carreteras? Apoyemos la protección de la Biodiversidad

24 Agosto 2018

Los humedales presentes en la región son sin duda un espacio fundamental para la biodiversidad.

Erick Leiva Soto >
authenticated user Corresponsal

En los últimos meses la agenda medioambiental ha estado bastante movida. Parece ser que al fin se le está dando el espacio que merece a las diferentes problemáticas presentes tanto en la región como en el país. Muchos recordaremos el 2018 por ser el año en que comenzó la progresiva eliminación de las bolsas plásticas del comercio. Y muchos recordaremos también, como en la región se han estado llevando a cabo diversas iniciativas que nos hacen pensar en la importancia del patrimonio natural y el desarrollo sustentable.

Hace un par de meses estuvimos hablando del proyecto GEF para la protección de especies amenazadas y su ambiciosa meta de generar una red de micro-reservas para el picaflor de Arica. A partir de entonces, se han suscitado una serie de iniciativas que apuntan de igual manera hacia la conservación del ecosistema. Aquí nos encontramos con la necesidad de proteger los humedales presentes en la región, plasmada en el compromiso del Gobierno Regional para ampliar el área protegida del Humedal de Lluta y el Plan de protección de humedades que lleva a cabo el Ministerio de  Medio Ambiente y que busca entre otras cosas, declarar al Humedal de Caquena como Santuario de la Naturaleza.

Los humedales presentes en la región son sin duda un espacio fundamental para la biodiversidad. Poseen las características idóneas para que un sinfín de especies de aves puedan encontrarse allí y no sólo endémicas, sino que también migratorias. Hace unos días un artículo de un medio de circulación nacional daba cuenta de la gran biodiversidad de la región de Arica y Parinacota y las características que hacen de este territorio, un lugar único para  la observación de aves. Poco a poco la región se está posicionando como un destino preferente para quienes buscan conocer la biodiversidad de nuestro país rodeada de una cultura y un paisaje con un sello distintivo.

Pero a veces parece que no todos remamos para el mismo lado y eso ha quedado demostrado por la polémica que ha generado el proyecto impulsado por el MOP que busca ampliar el acceso al aeropuerto, construyendo una carretera que podría ser perjudicial para el Humedal de Lluta. Esto ha generado un gran malestar en ciertos sectores de la ciudadanía, que desde un inicio han estado insistiendo a las autoridades locales para que puedan intervenir. Hasta ahora, parte de las autoridades municipales se ha unido a la causa además de algunos concejeros regionales, mientras que las agrupaciones ambientalistas de la región han estado convocando diferentes actividades para informar a la comunidad y movilizarla por la protección del Humedal.

Toda esta coyuntura nos hace pensar en un problema de fondo que se ha manifestado en diferentes áreas y que apunta a la falta de transversalidad de las políticas públicas en general. Es inaceptable que mientras un organismo estatal propone ampliar un área protegida, haya otro promoviendo un proyecto que podría deteriorarla. Es algo que carece de sentido y que demuestra la falta de planificación en temas que debieran ser cuestión de Estado. Hay áreas fundamentales en las que debe primar el bien común y cuyos planes de acción debieran ser independientes del gobierno de turno. El cuidado del medio ambiente y la promoción del desarrollo sustentable son aspectos fundamentales para que podamos avanzar como país y como sociedad.

--

Por último, aprovecho de pasar el dato. Para este viernes 24 de agosto Los Observadores de Aves de Arica están convocando a un Pasacalle por la protección del Humedal del río Lluta. Así que si tiene tiempo le invito a dar una vuelta por 21 de mayo a partir de las 12:00 horas, para informarse sobre el tema y apoyar esta causa que debe importar no sólo a los habitantes de nuestra región, sino que a toda la ciudadanía. Sumemos nuestro granito de arena por la conservación de la biodiversidad de la región y por el desarrollo sustentable. El primer paso es informarse y la meta es llegar un día a desenvolvernos como personas y sociedad ejerciendo un ínfimo impacto en nuestro entorno.

--

Ver también:

La importancia del contexto: el caso de las escuelas rurales

Consciencia ambiental: Pensemos un poco en el futuro