Intendente asistió a clausura de la Semana de la Solidaridad

Intendente asistió a clausura de la Semana de la Solidaridad

20 Agosto 2012

La presencia de San Alberto Hurtado estuvo presente en cada una de las actividades realizadas durante la semana, y de esta manera la Iglesia Diocesana San Marcos de Arica conmemoró una vez más la memoria de San Alberto Hurtado

Comunicado >
authenticated user

Con una misa solemne oficiada en la Catedral San Marcos y con la presencia de las autoridades regionales, encabezadas por el intendente subrogante Patricio López, el gobernador de Parinacota Odlanier Veliz y la presencia de todas las pastorales de Arica, se clausuraron las actividades de la Semana Social 2012, organizada por la Vicaría de la Pastoral Social y de los Trabajadores.

La presencia de San Alberto Hurtado estuvo presente en cada una de las actividades realizadas durante la semana, y de esta manera la Iglesia Diocesana San Marcos de Arica conmemoró una vez más la memoria de San Alberto Hurtado, teniendo presente la semana de Acción Social que organiza todos los años la Vicaria Social, en donde durante dos días se presentaron temas de interés social, desde la perspectiva de la iglesia, como también se analizaron materias de desarrollo propias de la Región de Arica y Parinacota.

Cabe señalar que con motivo de la Misión Joven se instó a que en parroquias, capillas, colegios realizaran acciones sociales en la ciudad. Hermosearon plazas; limpiaron sectores de depósitos de basuras, visitaron familias de sectores vulnerables, hicieron jornadas para niños y adolescentes, entre otros trabajos al servicio de la comunidad.

Con la masiva Eucaristía en la Catedral San Marcos, presidida por monseñor Héctor Vargas, y la participación de autoridades de la Región, la Pastoral Social, y la presencia de jóvenes de distintas pastorales, cerró una semana llena de fe y participación católica con la presencia espiritual de San Alberto Hurtado.

El obispo Héctor Vargas en su homilía dijo que en esta celebración se profundizó la fe viva al servicio de aquellos que más lo esperan por medio del amor y la solidaridad, en la permanente búsqueda de la justicia social que es necesaria para vivir una fe mucho más integra.