¿La gente feliz no critica? ¿Por qué criticamos? ¿Qué nos hace sentir con la necesidad o la potestad de enjuiciar a otros?

¿La gente feliz no critica? ¿Por qué criticamos? ¿Qué nos hace sentir con la necesidad o la potestad de enjuiciar a otros?

30 Julio 2020

“Aquello que nos molesta especialmente de otro, es posiblemente lo que no aceptamos de nosotros mismos”. Carl Jung.

Vanesa Guerra V... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

A menudo pareciera que a algunas personas se les da muy fácil criticar, resaltar defectos y equivocaciones, y desde esta crítica sentirse mejores, más conscientes o responsables. Obviamente cuando critico a alguien es porque creo que YO, al contrario, lo estoy haciendo bien, pero… ¿se es igual de rápido o elocuente para hablar de los propios defectos? ¿es importante ver los propios defectos?

Vamos a reflexionar un poco sobre esto

 Primero, vamos a hablar de nuestra atención, físicamente es imposible que prestemos atención a absolutamente todo lo que sucede a nuestro alrededor y lo mismo pasa con nuestra mente, nuestra capacidad de atención es limitada y tiene dos direcciones hacia las cuales orientarse; afuera (otros) o adentro (yo).

Cuando la dirigimos hacia afuera estamos atentos, pendientes a lo bueno y por sobre todo lo malo que otros hacen, pero al contrario cuando la dirigimos hacia nosotros mismos es un mundo mucho más vasto al que nos enfrentamos y un ejercicio mucho más complejo, ya que verse a uno mismo, con objetividad suele ser muy difícil, veámoslo así, al ir caminando por la calle es muy fácil ver la cara de otros, pero imposible ver la propia sin la ayuda de un espejo o un reflejo.

Volvernos hacia nuestro interior para encontrar y acceder a nuestra verdad y nuestra naturaleza exige una gran valentía y permite luchar contra nuestro ego, reestructura nuestra percepción de nosotros mismos y consecutivamente nuestra forma de tratar a otros. Ya que, al reconocernos como personas con falencias, nos reconocemos como humanos, así como también a los demás.

Porqué es importante reconocer, no sólo la dualidad del ser, si no también nuestras propias e individuales limitaciones, Entender que nuestra atención no es infinita, que nuestros aprendizajes para enfrentarnos a situaciones no siempre han sido los mejor entrenados y que innegablemente el ser humano dista bastante de la idea que tenemos de perfección.

Con aceptar no me refiero a decir “bueno así soy yo y no voy a cambiar”, sino que reconocer y aceptar la responsabilidad de mis defectos y por ende tratar de mejorarlos. Como dice Jung “no es posible cambiar algo a menos que lo aceptemos” pero de manera sabia, observar y decidir integrar para cambiar

Cada vez que realicemos una crítica a otro tratemos de observar al observador, es decir, mirarnos a nosotros mismos, y preguntarnos ¿cuáles de las características que crítico tengo yo también?, seguro si todos hiciéramos este ejercicio desencadenaría en una sociedad más centrada en mejorarse y superarse a sí misma.

Visualicemos nuestra atención como granos de arroz en un saquito de tela, con una cantidad limitada, digamos 5, y encada lugar donde pongamos nuestra atención, pondremos un granito o más, dependiendo de cuanta atención le demos, podemos decidir ponerla en los defectos de otros, o en los propios o fijarme en los aspectos positivos, etc, pero mientras más atención gaste en un lugar menos atención me quedará para otros, entonces , dónde vas a colocar tus granito de arroz?