Lo feo de este 2019: Lo de siempre, la basura en Arica [VIDEO]

Lo feo de este 2019: Lo de siempre, la basura en Arica [VIDEO]

30 Diciembre 2019

Vivimos en una sociedad donde la basura abunda como si fuese una decoración más de nuestros espacios públicos, pero no todo está perdido, porque esta nueva década nos invita a reflexionar sobre cómo resolver este problema y vivir en el Arica que soñamos.

Ricardo Lagos S... >
authenticated user Editor

Hace unas semanas, conversando con una vecina, le comentaba que la situación de la basura en Arica era insostenible, que transitar por las calles Baquedano o Arturo Prat era técnicamente atravesar un centro de acopio de cartones con olores nauseabundos. Ella muy tranquila me responde que cuál era mi sorpresa, si la situación de la basura en Arica se arrastraba por años, y nada se ha hecho para solucionarlo.

De esta manera, y situándome momentáneamente en el rol de investigador de campo, me dediqué a recopilar evidencia en relación a la basura. Desde opiniones de las diversas publicaciones que denuncian los usuarios sobre el estado en que se encuentran sus poblaciones, hasta comentarios como “una mala gestión municipal del sistema de recolección”, “falta de cultura de la población”, “la gente es la cochina” o “la culpa la tiene Morrito”, abundan repetidamente.

Sea cual sea su opinión, tener un entorno sucio es como levantarse en las mañanas, mirarse al espejo y sentirse desaseado y sin motivación alguna. Pero lo más importante es que dicho entorno, también puede relacionarse con la pérdida de los espacios públicos para la comunidad, donde por años se ha privilegiado pavimentar calles por sobre los lugares de encuentro de las personas, donde puedan desarrollar la vida familiar y vecindaria, como plazas, paseos peatonales, entre otros; y esta pérdida, posiblemente, tenga que ver con el hecho de que si la ciudad no le pertenece a las personas que transitan, no hay interés en cuidarla.

Las imágenes no mienten: los sectores más perjudicados en Arica con el problema de la basura son principalmente los bandejones centrales o algunas esquinas de alto tránsito. No obstante, además se suma otra serie de situaciones adyacentes que de igual forma preocupan:

La presencia de rucos en estructuras casi abandonadas como el Shopping Center; el uso de las plazas típicas de la ciudad que funcionan como dormitorio para una población flotante indeterminada; o, lo que es más lamentable, el lecho del Río san José que, donde en este último tiempo se han construido verdaderas casas de material ligero que desafían, por ahora, las lluvias estivales. Todos estos puntos, acompañados sin más, por basura.

Por otra parte, también hay que agradecer a quienes por sus acciones han tratado de equilibrar el problema de la basura.

Algunos, aprovechando contingencias como feriados largos, han cobrado un aporte voluntario por el retiro de la basura en sus vehículos Porter.

Por otro lado, empresarios gastronómicos que al no poder retirar su basura, contratan servicios externos, pensando en evitar los problemas de salubridad de sus locales.

También los voluntarios de siempre, aquellos que en forma altruista realizan operativos de limpieza.

Y, por supuesto, los vecinos comprometidos que protegen sus entornos organizado a sus comunidades para tener contaminación cero en sus pasajes.

Ejemplos hay muchos.

Debemos estar en acuerdo con el hecho de que en la próxima década, los ariqueños gestionemos mejores acciones en torno a la basura:

Quizás volviendo a romantizar el uso de la campanilla que daba aviso a los vecinos sobre el paso del camión recolector; tal vez aprovechando las ventajas que tiene la tecnología en este siglo, utilizando apps para coordinar con los vecinos; o, en el mejor de los casos, teniendo un verdadero despliegue de voluntad para aprender a reciclar y mejorar nuestra esquiva relación con el medioambiente.

Ver también: Incendio en Líder de Arica y pérdida de trabajos: No sea egoísta y tampoco relativice el dolor

Galeria Imagenes: