Mundanas Menudencias #2 Más microtextos ariquences

Mundanas Menudencias #2 Más microtextos ariquences

30 Julio 2020

La mayoría de estos textos carecen de contextos expositivos y explícitos y requieren de gran colaboración del lector para que pueda existir la compenetración lectoral.

Carlos Carvajal >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

I. 

Soy una muchacha con uniforme del área de la salud reflexionando sobre procedimientos poco ortodoxos. Voy con pantalones ajustados a la medida y un delantal que me regalaron mis taitas pal’ día de mi graduación.

Amelia Hernández.

Tiene bordado mi nombre y me siento bonita.

En el box 10 hay un enfermero que me cachó consumiendo wiwi a la salida del turno. Compartimos unas quemadas. Tiene un tatuaje de Evangelion y su prima es la señorita que hace el aseo.

"SARNOTEC" Tiene bordado en su espalda, es contratada por una empresa externa y se siente bonita

II. MOVIE (Película)

Todos viven su movie, me encanta,
algunos son perseguidos, otros maniatados
Otros adorados, me encanta.
Todo desde el placer de tu hogar tercermundista.

En algunas movies soy villano.
En otras un humilde extra o a veces la dama indefensa.
Me muevo entre los tópicos
sintiéndome distópico.

Vive tu movie, disfrútala,
pero jamás… jamás de los jamases…
olvides que es solo una movie.

III

Que está amarillito el cielo, ta’ bonito.
Que está tranquilito el paisaje pa’ allá pa’ la costa
Pa’ atrás se ve una estela de humo gigante
Me cautiva la curiosidad ver que está pasando

Podemos ver lo mismo entonces, estamos cerquita.
Pienso en mis composiciones, otra vez se perdió mi perrito.
Tal vez le llegó su hora, quizás aparezca más tarde.
Percibimos diferente… vivimos en la misma existencia.

Hoy quiero que llueva fuera de mí.
Estoy tranquilo y piola con mi existir.
Quiero curarme con vino…
Quiero curarme con vino…

Hoy en la esquina, que he hecho mi hogar,
estaré sentada piola
intentando conversar
intentando existir.

IV.

Les puedo asegurar que en algún momento agarré una velocidad y maestría súper brígida a la hora de pegar afiches en las calles.

Lo hacía rápido, firme y efectivo. Con elegancia y prudencia sin importar la técnica, engrudo o cinta adhesiva... llegue a ser muy rápido con la cinta.

Mi secreto... un diente afilado que me permitía cortar la cinta como nadie. Mi diente filoso, herramienta perfecta pa’ un sin fin de quehaceres, que con la técnica y movimiento adecuade, era la más filosa de las herramientas...

Un día comiéndome un rico durazne me fracturé ese diente.

Se me cayeron aproximadamente 2 milímetros de diente... perdió el filo, nunca volvió a ser el mismo, nunca volví a ser el mismo...

Eso se vio reflejado en mi velocidad y desplante “afichístico”…

Un día por no poder cortar a mi velocidad habitual, me demore más de lo que nunca me había demorado en la vida en pegar un afiche... ya no estoy pa’ estos trotes, pensé.

Hoy vivo la vida lo más alejada de afiches posible, mi diente y mi ciudad ya no lo aguantaban más.

Ahora mis cosillas las converso, en intimidad hablo de mis experiencias compartidas.

Ya no uso afiche físico… ahora a lo más “espameo” en internet.

Cuiden sus dientes, cuiden su ciudad.

V. RAQUEL CORREA

Que pensaría nuestra familia y círculo cercano
si le decimos que después de tanto llanto y dolor,
que nos causamos hace 2 años,
nos seguimos “mensajeando” al whatsapp a las 3 de la mañana

¿Y si le digo a tu amigo ese?, que hasta ahora te quiere comer…
Ese que fue el primero en tirarme mierda cuando dijiste que todo había acabado.
Qué pasa si le digo que lo único que acabó fuiste tú.
Cuando te sentaste en mi cara hace 2 días en el probador del Corona
Sintiendo tu sabor

Sii, ese sabor…
Este es el sabor a Raquel Correa…
Sabor a estar triste un sábado por la noche.