Opinón: Tareas escolares

Opinón: Tareas escolares

06 Julio 2016

Legislar sobre la posibilidad de que un docente pueda o no enviar tareas para la casa a sus alumnos es desacreditarlo como profesional, y significa no valorar su autonomía y criterio como experto en la materia.

Corresponsal Re... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Por: M. Josefina Santa Cruz Valenzuela, Profesora y decana Facultad de Educación Universidad de Desarrollo  

Se ha discutido mucho sobre el llamado proyecto de ley antitareas. Parlamentarios, expertos y padres han dado a conocer sus posturas y opiniones al respecto, dejando de lado un factor sumamente importante en esta ecuación: la profesionalidad del docente.

Legislar sobre la posibilidad de que un docente pueda o no enviar tareas para la casa a sus alumnos es desacreditarlo como profesional, y significa no valorar su autonomía y criterio como experto en la materia.

Cada profesor debe ser capaz de conocer a sus alumnos y entender la realidad en la que viven, a nivel social, familiar y económico. Considerando estos aspectos debe tener claridad de los trabajos que sus alumnos son capaces de realizar, ya que las tareas no debieran atentar contra la vida familiar, y que, efectivamente, pueden ser una oportunidad para profundizar y extender el aprendizaje.

Las reformas que realicemos para mejorar la calidad de la educación deben valorar a nuestros profesores y respaldar su calidad de expertos en la toma de decisiones pedagógicas, de lo contrario, un próximo proyecto de ley podría prohibir a los médicos dar indicaciones al paciente para realizar en su casa, puesto que eso podría significar un agobio para él y para quienes están a su cargo.

Las Facultades de Educación estamos haciendo un gran esfuerzo por formar profesores bajo altos estándares, uno de los cuales es el profesionalismo docente, el cual apela a la confianza en la profesión y el aporte a su valoración en la sociedad. Esta ley aporta a su desvalorización y esto no es aceptable, menos en un momento histórico en el que toda la sociedad reconoce la necesidad de elevar el estatus de nuestra profesión.