Racismo y discriminación: ¿Hablemos en serio?

Racismo y discriminación: ¿Hablemos en serio?

04 Junio 2020

En momentos en que atravesamos las semanas más críticas de la pandemia en nuestro país, vemos como toda esta situación ha sacado lo peor y mejor de cada persona. 

Carolina Leteli... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Dentro de lo peor, la discriminación creo verla profundizándose por estos días y en contexto de la contingencia sanitaria. Pero lo cierto, es que la discriminación en todas sus formas es una lacra instalada a nivel mundial.

Hoy somos testigos de las manifestaciones en Estados Unidos por el injusto asesinato de George Floyd, hombre afroamericano que muere en manos de la policía de ese País. Hecho ocurrido el pasado 25 de mayo y que lastimosamente demuestra lo brutal que puede llegar a ser la discriminación, en este caso la discriminación racial. Históricamente, desde períodos de la esclavitud en adelante la población afroamericana ha sufrido las peores aberraciones, transgrediendo todo derecho humano; esferas de la vida de las personas tan fundamentales y básicas que van desde daños físicos, hasta la libertad de desplazarse en ciertos lugares; tal como ocurriera en toda la diáspora africana.

En un emotivo homenaje fúnebre realizado a George Floyd el día de hoy, reflexiono y me percato que pese a los avances internacionales anti racismo, éste sigue vivo; posicionado en el mundo y ¡lo que es peor!, de las formas más horrorosas que podamos imaginar.

Particularmente el caso chileno, no es distinto: los afrodescendientes de esta zona han vivido tales aberraciones históricamente, sobretodo en tiempos de chilenización y la anticampaña contra la población negra que habitaba Arica y que tiene sus coletazos hasta la actualidad. Epítetos como: los negros son flojos, cochinos y ladrones se arrastran desde ese tiempo. Así, distintos tipos de discriminaciones han gobernado nuestro país con respecto a los Afrochilenos, tanto así, que fuimos invisibilidades durante años y recién obtuvimos el Reconocimiento Estatal, bajo la ley 21.151, durante el año 2019, tras 19 años de lucha del movimiento reivindicatorio afrodescendiente en Chile.

Ante lo expuesto, es interesante contar con la opinión de figuras de gran importancia al interior del movimiento Afrochileno. En este caso Camila Rivera Tapia: Activista Afrochilena de la Colectiva “Luanda”señala que: “ Existe un racismo estructural que está apoderado y sustentado bajo ciertos sistemas, que es el sistema patriarcal y colonial; debido a que este sistema patriarcal, el cual está elegido por un solo sector de la población que responde a una figura masculina, que responde a una figura de un identidad definida que el hombre blanco que tiene el poder adquisitivo, que tiene el poder político y el poder social, se le suma este sistema colonial en el cual refuerza las categorías de raza y refuerza la clasificación y jerarquización de las personas que tenemos alguna identidad y que hemos sido racializadas, en este caso los cuerpos negros y los cuerpos indígenas. Entonces este asesinato (refiriéndose a George Floyd) nos refleja cómo están construidas nuestras sociedades actuales y no solamente actuales, sino como están construidas nuestras sociedades a través de este sistema colonial, el cual establece la modernidad y cómo este sistema es tan nocivo para las personas negras y las personas indígenas. Claramente, el asesinato de Floyd, lo que nos trae nuevamente al diálogo es el racismo; es que conversemos, dialoguemos y accionemos sobre cómo el racismo afecta nuestras vidas, cómo el racismo de verdad es una situación cotidiana, diaria, la que cual tenemos que nosotras y nosotros vivir diariamente y esto no se aleja a la realidad chilena.

Tenemos que entender que nuestra sociedad también se construyó a través de estos sistemas patriarcales y coloniales; ya lo sabemos nosotras del Pueblo Tribal Afrodescendiente chileno que históricamente fue ocultado, fue sujeto a un proyecto político de invisibilización que fue la chilenización; por tanto, también se construye bajo esas bases. Esta situación del racismo ha mutado: ya no con la esclavitud, sino con este racismo estructural que atribuye una fuerza agresiva, una fuerza violenta para las personas. El racismo no solamente está en estas acciones que son las máximas expresiones, como este asesinato, que también lo vimos en Chile en el caso de Joane Florvil, mujer Afrohaitiana que no le permitieron entregar ningún tipo de respuesta para su defensa; sino que lo hemos visto históricamente con las hermanas y hermanos Mapuches: esta persecución, hostigamiento y violencia sistemática que viven en virtud del poder estatal y de la policía. Entonces vemos también, como Chile se construye en base a esas estructuras y como diariamente se reproducen a través de diferentes medios. Estas situaciones, son de extrema violencia; pero también hay otras situaciones que son diarias, cotidianas y que siguen reproduciendo el racismo: en los medios de comunicación, la asociación y la carga que le entrega a lo negro, en los textos educacionales cuando no nos nombran, en la poca importancia de nuestra participación política como actores y actrices políticas, como un nuevo sujeto. Nos costó más de 19 años sacar la ley y costó la sensibilización de nuestro pueblo, por tanto, vemos como el racismo afecta no solamente a lo que está pasando en Estados Unidos, sino a que también aquí en Chile y también a nuestro pueblo”.

Por su parte, Marta Salgado Henríquez, Presidenta de ONG Oro Negro comenta que: “Primero que todo recalcar que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derecho y están dotados de la posibilidad de contribuir constructivamente al desarrollo y al bienestar de su sociedad. Toda doctrina de superioridad racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa y debe rechazarse. Como ONG “Oro Negro”, nosotros denunciamos el uso excesivo de la fuerza y poder de los 4 policías que asesinaron de forma violenta a un hermano de la diáspora africana y pedimos para ello el castigo máximo que otorga la ley de Los Estados Unidos de América. Repudiamos en este acto la muerte de George Floyd, ocurrida el 25 de mayo de 2020, en el vecindario de Powderhorn, en la ciudad de Mineápolis – Minnesota, como resultado de su arresto por parte de 4 policías locales”.

Resulta interesante la postura de algunas representantes del pueblo Afrochileno, a partir del horrible asesinato de George Floyd y como resalta el racismo en todo momento; no quedando nuestro país ajeno a ello. Una vez más el llamado es a la reflexión, no sólo individual, sino que más que nunca colectiva y comunitaria, ante el difícil escenario que atravesamos, sanitaria, social y económicamente.

Revisar nuestras prácticas desde lo más mínimo en cuanto a discriminación, debiera ser un notable ejercicio por estos días. Para finalizar, las palabras de una tremenda mujer Afroariqueña: Sonia Salgado Henríquez, Precursora del Movimiento Afrochileno y Fundadora de ONG Oro Negro: “¡Nadie tiene autorización para matar a otro! Cuando iniciamos la ONG Oro Negro el primer objetivo fue luchar contra el racismo, contra la discriminación, contra la xenofobia. Esto es algo que hunde a un país y Chile no está tan libre de eso”.