Presidenta Rousseff mantiene una histórica aprobación superior al 60 por ciento